•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Episcopado nicaragüense, mediador y testigo de un diálogo nacional, urgió hoy al presidente del país, Daniel Ortega, a crear un mecanismo de investigación internacional sobre los hechos de violencia acontecidos en Nicaragua en medio de las protestas contra el Gobierno que han dejado al menos 76 muertos.

"Nosotros le urgimos el cumplimiento del numeral 3 de las recomendaciones de las observaciones preliminares de la visita de trabajo de la CIDH a Nicaragua", instó la Conferencia Episcopal de Nicaragua en una carta enviada al mandatario y leída en la mesa del diálogo.

 Lea: Diálogo en Nicaragua pone en agenda adelantar elecciones y eliminar reelección

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó al Estado de Nicaragua "crear un mecanismo de investigación internacional sobre los hechos de violencia ocurridos, con garantías de autonomía e independencia para asegurar el derecho a la verdad e identificar debidamente a los responsables".

"Sólo el cumplimiento de esta recomendación de la CIDH, nos permitirá continuar avanzando hacia un buen fin, del diálogo nacional", indicaron los obispos, en la que expresaron a Ortega su mejor disposición de colaborar en el camino de la paz con justicia.

 De interés: Lesther Alemán: un héroe entre los jóvenes que protestan en Nicaragua

"Le saludamos respetuosamente implorando para usted la luz del Espíritu Santo y la intercesión de la Virgen María para que pueda tomar las mejores decisiones por el bien de Nicaragua", finalizaron los religiosos.

Entre las recomendaciones de la Comisión están el cese inmediato de la represión, el respeto a la protesta, la creación de un mecanismo de investigación internacional y el desmantelamiento de los grupos parapoliciales.

 Además: Situación en Nicaragua es "más grave" de lo pensado, dice la CIDH

Nicaragua cumple hoy 36 días de una crisis que se ha cobrado al menos 76 muertos y 868 heridos, según cifras de la CIDH.

La crisis incluye multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Daniel Ortega, que comenzaron con protestas en oposición a unas fallidas reformas a la seguridad social y que continuaron debido a las víctimas mortales de los actos represivos, en su mayoría estudiantes y civiles.