•  |
  •  |
  • END

La fiscal Odette Leytón Delgado, Directora de la Unidad de Género del Ministerio Público, expresó ayer que se están investigando cuatro casos relacionados a la trata de persona con fines de explotación sexual, denunciados por Casa Alianza.

Además, informó que como parte de la investigación están inspeccionando centros de masaje, centros de entretenimiento para varones, salas de belleza y otros como hoteles y restaurantes.

Leytón aclaró que estos procesos son lentos y complejos, porque muchas veces la víctima no colabora, o sólo pone la denuncia y desaparece; pero están haciendo énfasis en la trata de personas con fines de explotación sexual a adolescentes y niños a nivel interno, porque son la base para que se dé la trata a nivel externo, es decir, entre países.

La fiscal mencionó que las condiciones socioeconómicas del país permiten que este flagelo se arraigue a nivel interno, pues familias que emigran del campo a la ciudad demandan empleo y educación, y esas circunstancias son aprovechadas por proxenetas que captan a jóvenes de entre 14 y 17 años.

“Evidentemente, las niñas son captadas y llevadas a centros de masajes, donde se les da un proceso de explotación sexual, como en centros nocturnos, donde a los clientes sexuales les atrae la oferta de niñas”, dijo Leytón.

Capacitar

La fiscal agregó que estos delitos ya no se investigan de manera convencional, sino que requieren de otros métodos o técnicas investigativas, por eso esta semana los fiscales de unidades especiales, crimen organizado y de género, se están capacitando en este tema.

“Lo ideal es que el fiscal se involucre desde el inicio de la investigación, porque el destinatario del expediente es él y va a decidir el ejercicio de la acción penal”, dijo la fiscal.

En el caso de la trata interna, según Leytón, se ha investigado que las personas se captan de manera individual en un departamento para traerlas a Managua, o se trasladan a municipios del interior del país.

“No podemos aseverar que hay redes de trata de personas, pero sí podemos decir que hay casos donde se da la captación de la persona, traslado y toda la operación y se está investigando para contrarrestarla y poder enfrentar la trata externa”, recalcó Leytón.

La fiscal también señaló que además del control penal, también debería haber un control administrativo a los centros o negocios a los cuales se les otorga licencia para actividades supuestamente lícitas, y son sólo fachadas.

“Se le debe dar seguimiento a ciertos centros donde, disfrazados con la fachada de negocios de actividad aparentemente lícita, se están dando otras acciones ilícitas: como centros de masaje, sala de belleza y centro de entretenimiento para adultos, donde se les da la autorización, pero no hay control de seguimiento. Ahora estamos investigando personas y centros diferentes”, dijo.

Este seguimiento también lo debe hacer el Instituto de Turismo a hoteles y a restaurantes, con el fin de que no se den otros tipos de actividades, agregó.

Modalidades de traslado

De acuerdo con la fiscal, ya que Nicaragua es un país de origen y no de destino, la modalidad que utilizan los tratantes para sacar a las personas del país es a través de cédulas falsas, cuando no tienen la aprobación familiar. Y de paso las transforman (corte de pelo, maquillaje) para que aparenten más edad.

Otra modalidad del tratante o proxeneta es convencer al núcleo familiar de que la persona va a trabajar como doméstica o niñera, que mandará 500 y hasta 3 mil dólares mensuales, y los padres, ingenuamente, autorizan el poder legal que la joven pueda salir del país. También la salida es a través de puntos ciegos en la frontera de Nicaragua.

Leytón insistió en que se está trabajando en la investigación de este delito, pero también recalcó que este delito ya no puede esperar a la denuncia de la víctima, sino que las instituciones que están dedicadas a la protección sexual o cualquier persona que conozca, debe poner la denuncia.