•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), reiteró ayer que la crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua solo puede ser resuelta por la vía electoral.

“En cuanto a la salida política a esta situación hemos insistido que la misma debe ser electoral, sin exclusiones, sin inhabilitaciones con un proceso electoral justo, claro, transparente”, enfatizó Almagro.

Expresó su posición, en un video divulgado por la OEA, en donde sostiene que “cualquiera que piense que Nicaragua tiene una solución diferente a la electoral se equivoca gravemente; cuando la sociedad está polarizada, la decisión debe volver en forma urgente al soberano: el pueblo”.

El secretario general de la OEA se refirió además a un sector político que cuestiona el rol de este organismo continental en el proceso de democratización de Nicaragua.

“Es necesario también dejar algo claro: hemos hablado sobre prácticas antidemocráticas de algún actor de la oposición, y, sobre todo, nos referíamos a una, a la mentira, que es la práctica más antidemocrática”, dijo Almagro con un tono de enojo.

“Se ha mentido procurando ocultar nuestra condena a asesinatos de manifestantes, se ha mentido respecto a nuestras gestiones para la visita de la CIDH, se ha mentido respecto a nuestra posición sobre el informe de la CIDH, se ha mentido sobre nuestra posición respecto a elecciones adelantadas en Nicaragua”, expresó Almagro, al parecer refiriéndose a la organización FAD/MRS que este martes declaró que el secretario general de la OEA está parcializado a favor del gobierno de Daniel Ortega.

El secretario general de la OEA se refirió además a un sector político que cuestiona el rol de este organismo. Archivo/END

“Quiero tres cosas para Nicaragua: democracia en Nicaragua, verdad y justicia en Nicaragua, plena vigencia de los derechos humanos en Nicaragua”, finalizó Almagro.

La crisis sociopolítica de Nicaragua, que llega hoy jueves a 37 días, ha incluido manifestaciones multitudinarias en contra del Gobierno, y ha dejado al menos 76 personas fallecidas, según el informe preliminar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanas (CIDH).