•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Debido a la falta de consenso entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia sobre una propuesta gubernamental que pretende eliminar los tranques en las carreteras y otra que busca crear una Ley Marco para adelantar las elecciones y prohibir la reelección, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) propuso instaurar una comisión mixta para que las partes lleguen a un acuerdo y pueda continuar el diálogo.

Juan Sebastián Chamorro, Azahalea Solís y un miembro de la Coalición Universitaria conformarán la comisión mixta por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia. Los nombres serían enviados este jueves a los obispos. El Gobierno no reveló quiénes serán sus representantes para esta negociación.

La cuarta sesión plenaria del diálogo nacional no pudo avanzar en la agenda relacionada a la democratización del país, propuesta por la CEN y acordada entre las partes, debido a que los representantes del Gobierno insistieron durante toda la jornada en que se deben eliminar los tranques.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, integrada por la Coalición Universitaria, sector privado, sociedad civil y campesinado, insistió en que lo importante es discutir cómo democratizar el país.

El bloque propuso a la CEN enviar al presidente Daniel Ortega la solicitud de que acepte discutir una Ley Marco, que incluye el adelanto de elecciones generales, regionales y municipales, la no reelección presidencial, la reducción de los diputados de la Asamblea Nacional y aplicar las recomendaciones de la CIDH.

La propuesta también incluye elegir a un nuevo Consejo Supremo Electoral, separar el Seguro Social del Gobierno y que la Policía y el Ejército queden sujetos a la autoridad civil y tengan carácter nacional, apartidario y profesional.

Sin embargo, esta moción no fue apoyada por el bloque gubernamental, que prometió su respaldo solo si se levantan los tranques, una petición del presidente Daniel Ortega, hecha por el canciller Denis Moncada.

Esta propuesta no fue apoyada por los estudiantes, el sector privado, la sociedad civil y los campesinos, quienes sostienen que los tranques son la única medida de presión que les queda ante el Gobierno.

Falta de voluntad gubernamental

Al finalizar la sesión de este miércoles, Carlos Tünnermann, miembro de la sociedad civil, pidió a los representantes del Gobierno que lleguen a la comisión mixta y a las próximas sesiones plenarias “con buena voluntad, con buena fe y con la capacidad de tomar decisiones”.

Conferencia de prensa de los representantes de la alianza cívica por la justicia y la democracia. Alejandro Sánchez/END

Criticó la “falta de voluntad política del Gobierno” para discutir los temas que dieron paso al diálogo.

María Nelly Rivas, presidenta de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), cuestionó que “tenemos más de un día de no entrar a los temas torales de la agenda y es nuestra responsabilidad cumplir con esos temas para cumplir con el objetivo de este diálogo”.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides, sostuvo que los representantes del Gobierno “no han querido tratar los temas de la agenda, aquí no ha habido diálogo”.

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, se sumó a las voces que criticaron la “falta de voluntad del Gobierno” en avanzar en el diálogo.

“Tranques, tranques, tranques, tranques...  Al final, tranquearon el diálogo nacional. ¡Qué tristeza que algunos tengan tan poco amor a Nicaragua y tan poca capacidad de rectificar sus errores!”, escribió el obispo en su cuenta de Twitter.

Báez explicó que como Comisión de Mediación y Testigo decidieron retirarse del proceso “ante la imposibilidad de continuar dialogando”. No obstante, recordó que si las partes lograran un consenso en la comisión mixta, “estamos abiertos a prestar nuestro servicio”.

Tras la lectura de la agenda del diálogo hecha por monseñor Rolando Álvarez, el canciller Denis Moncada, la voz cantante del Gobierno, aseguró que esta pretendía darle “un golpe de Estado” a Daniel Ortega.

Monseñor Silvio Báez dijo que esta “es una muy grave acusación contra la mesa de diálogo” y explicó que en Nicaragua existe una crisis política, por lo que la CEN eligió una agenda que busque salida a la actual situación “atacando el problema desde la raíz”.

OEA solo con Almagro 

La CEN aclaró durante el inicio de la jornada de este miércoles que solo permitirán la presencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la mesa de diálogo, si esta es representada por su secretario general Luis Almagro.

El canciller Denis Moncada había solicitado incorporar a dos representantes del organismo con el fin de explicar los acuerdos que contempla el memorándum de entendimiento entre la OEA y el Gobierno en materia de institucionalidad.