•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Alejandra Álvarez Gil, una de las jóvenes que ayer por la tarde fue secuestrada en León por grupos afines al gobierno, y que estuvo retenida por casi tres horas, relató a través de sus redes sociales la angustiante situación que vivió junto a 14 muchachos más.

La joven, estudiante de medicina, explicó que junto a ella fueron secuestrados otros 11 estudiantes, la mayoría de la carrera de medicina, y también tres periodistas de un canal local en León.

 Lea: Un muerto y 31 heridos en ataques a tranques

Según el texto escrito por Álvarez, el grupo de jóvenes se encontraba “en uno de los puestos médicos que se improvisaron en el momento de los ataques ayer por la tarde en León, donde atendían a un joven que tenía una herida de bala en la pierna izquierda”.

Los jóvenes secuestrados se encontraban brindando atención en un puesto médico. Foto: José Luis González/END

En el relato, la joven explica que aproximadamente cinco minutos después de estabilizar al herido, dos camionetas con personas armadas en las tinas, se detuvieron frente a la casa que utilizaban como puesto médico  y empezaron a bajarse del vehículo.

“Jamás imaginamos que empezarían a atacar y disparar directamente a la casa con el evidente propósito de herir o incluso matar a los que estábamos adentro, después de unos 20 minutos continuos de morterazos, bombas y balazos, lograron abrir las puertas y nos gritaban desde afuera que saliéramos con las manos en la cabeza” escribió Álvarez.

 De interés: ONU reitera solicitud para visitar Nicaragua

En el texto que se hizo viral en redes sociales, se puede leer que los jóvenes fueron divididos en dos grupos a quienes trasladaron en dos camionetas hacia la casa (zonal) del FSLN en León, y durante el trayecto “nos gritaban diciendo que esto era lo que ganábamos por andar metidos en las protestas anti gobierno, sin importarle que les dijimos muchas que éramos estudiantes de medicina y que sólo nos encontrábamos ahí atendiendo heridos”.

Álvarez dio a conocer que cuando los encerraron en un cuarto los despojaron a todos de sus celulares y les pidieron todos sus datos personales, mientras les tomaban fotos en un rincón de la habitación.

Los jóvenes secuestrados se encontraban brindando atención en un puesto médico. Foto: José Luis González/END

La estudiante de medicina dijo que durante casi tres horas que estuvieron secuestrados no fueron maltratados físicamente, solamente una muchacha a quien golpearon en la cara cuando estaban montándola a la camioneta, dejándole una herida en la mejilla, y a otro estudiante a quien le fracturaron la nariz.

 En fotos: Tranques en carreteras de Nicaragua

“Sentimos un increíble alivio al ver que entraron los sacerdotes de la Iglesia de la Merced al cuarto donde nos tenían detenidos. Creo que tuvimos muchísima suerte y fuimos muy bendecidos porque al final del día logramos llegar a salvo a nuestros hogares” escribió Álvarez.