•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Eran las 9:00 p.m. del miércoles, cuando dos camionetas grises bajaron a un grupo de hombres armados, quienes comenzaron a disparar contra un grupo de manifestantes en la entrada del barrio Camilo Chamorro, en Managua, donde Silvio José Urbina Rojas resultó con dos impactos de bala.

La denuncia fue levantada por la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que visitó ayer la vivienda de la víctima. Urbina relató a los funcionarios de la CPDH, que estaba protestando en las cercanías del kilómetro 8 de la carretera Panamericana Norte, cuando llegaron grupos de choque del Gobierno y dispararon a mansalva.

“A las 7:00 p.m. llegamos al lugar para ser parte de la protesta pacífica; cuando tenía una hora, llegaron dos camionetas Hilux, color gris, las dos con personas de civil. A eso de las 9:00 p.m. volvieron y se parquearon en el semáforo del Camilo Chamorro y comenzaron a disparar sin decir nada”, aseguró Urbina.

En la narración, la víctima señala que repentinamente se sintió sin fuerzas y cayó sin saber qué le pasaba. Estando en el suelo, comenzó a ver sangre en su pierna.

“Llegó uno de ellos (los que dispararon) y me dijo que no me moviera. Me apuntó y me disparó en el hombro”, aseguró Urbina, quien después solo recuerda que lo trasladaron al hospital.

“Tiró a matar”

El asesor legal de la CPDH, José Antonio López, señaló que la víctima recibió dos impactos de bala; uno en la ingle con orificio de salida en la cadera y el segundo en el brazo izquierdo, abajo del hombro.

“Fue trasladado al hospital Bautista y posteriormente al Vivian Pellas. Ayer fuimos a su casa a levantar la denuncia de la persona herida que está convaleciente en una cama. Por lo que se mira, esa gente tiró a matar”, dijo López.

Agregó que están recopilando los datos para elaborar un informe y enviar el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).