•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Representantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) concurrieron al sepelio de Luis Ramón Cruz Alvarado (30), quien murió por una bala en el tórax, durante los enfrentamientos entre simpatizantes del Gobierno y miembros del Movimiento 19 de Abril, la noche del miércoles pasado.

Juan Carlos Arce, defensor de derechos humanos, aseguró que recibió llamadas de la ciudadanía que denunciaban represión policial durante las protestas, con resultado de 26 pacientes atendidos en el centro asistencial de Chinandega.

 EEUU condena violencia en Nicaragua y urge implementar "por completo" recomendaciones de la CIDH

“No pude ver a los heridos. Para ello necesitábamos una orden del Ministerio Público y se me pidió abandonar el hospital al terminar el encuentro”, dijo Arce, al señalar al doctor Francisco Corea, subdirector del hospital, quien le recomendó escuchar a los familiares fuera de la infraestructura hospitalaria.

En León, familiares y amigos despidieron a Manuel de Jesús Chévez Ramírez.

Según Arce, los familiares han señalado que los pacientes tienen heridas de arma de fuego, contusiones, lesiones por quemadura por mortero, y algunos de ellos son casos de gravedad.

El entierro

“Estamos levantando el testimonio de Héctor Cruz Alvarado, hermano de Luis Ramón Cruz, quien denunció en el cementerio General que “mi hermano fue asesinado por un francotirador de la Policía Nacional; el apoyó la lucha de los chavalos y salió de la casa a integrarse a la lucha callejera que se libraba en el barrio San Agustín”, afirmó.

 La CIDH concede medidas cautelares a 13 estudiantes de Nicaragua

Ayer a mediodía, bajo las notas del himno Nacional y el Corrido de Chinandega, fue bajado a tierra el joven Luis Cruz, primer fallecido en los enfrentamientos en este departamento, en medio de la consternación de su familia y simpatizantes del grupo azul y blanco que portaron la bandera de Nicaragua en el largo recorrido desde la colonia Roberto González hasta el camposanto.

“El Gobierno está haciendo cosas malas. Yo no conocía a esta familia. A él lo miramos en las marchas, por eso vine a solidarizarme con sus padres que perdieron a su hijo”, dijo una de las participantes.

El padre del fallecido informó que su hijo estaba integrado al movimiento ciudadano nicaragüense. “A mi hijo se me lo llevaron a León, para sacarle una bala. Esa bala no me la entregaron. Ellos (la policía) me lo mataron”, afirmó en varias ocasiones durante el entierro.

En León

Familiares, amigos y estudiantes del movimiento universitario 19 de Abril, participaron este viernes en los funerales de Manuel de Jesús Chévez Ramírez, de 33 años, quien el pasado miércoles 23 de mayo murió de un balazo en la cabeza, durante los enfrentamientos que se registraron en horas de la tarde en el empalme León-Managua.

Chévez, de 33 años, era estudiante de educación secundaria por encuentro, en el colegio Rubén Darío, y salió del sector de Los Poetas de un cibercafé, donde trabajaba y pasó por el lugar de los enfrentamientos donde fue alcanzado por una bala.

Los universitarios habían instalado un tranque escalonado y pacífico, en la salida León-Managua, cuando fueron enfrentados con piedras, morteros y armas de fuego por grupos afines al Gobierno.

 Miembros del diálogo de Nicaragua piden a Gobierno adoptar medidas de CIDH

“Estamos perdiendo vidas sinceramente, el país se está saliendo de las manos, contrólenlos, si hay universitarios aquí controlen esto, el Frente (Sandinista) también contrólense, basta, por favor basta, suficiente”, expresó llorando Marvin Antonio Rivera, de 37 años, hermano de la víctima, mientras abrazaba a dos sobrinas que también son universitarias.

“No responsabilizo a nadie en particular porque no lo sé, si lo supiera se lo dijera, pero responsabilizo a todos los que están en las partes, porque si ya hubo 70 muertos no es necesario que siga habiendo más, pero mi voz no llega hasta el poder de ellos y el dolor que estoy sintiendo no lo va a sentir ninguno”, expresó Rivera. 

Ariel Francisco Ramírez, de 54 años, tío de Manuel de Jesús Chévez Ramírez, afirmó este viernes que aunque estaban sepultando a su sobrino, aún no lo podían creer. Confirmó que su sobrino murió de un impacto de bala.

El ataúd con los restos mortales de Chévez fue cubierto y enterrado con la bandera nacional. Al momento de ser sepultado, uno de los asistentes mencionó en voz alta y en repetidas ocasiones el nombre de Manuel de Jesús Chévez Ramírez, mientras los asistentes respondieron en una sola voz “¡presente!”.

Estudiantes apoyan

Estudiantes del movimiento universitario 19 de Abril, que acompañaron a la familia hasta el cementerio, lanzaron morteros y expresaron su descontento por la forma violenta en que fueron atacados, según aseguraron, por las fuerzas de choque afines al Gobierno, así como de policías vestidos de civil.

 Tranques en Nicaragua: este es el ambiente en las principales carreteras

Al finalizar el entierro, los asistentes cantaron el himno nacional.

En León, desde el pasado 18 de abril, además del asesinato de Chévez Ramírez, también se reportó la muerte de Cristhiam Emilio Cadenas, de 23 años, cuyo cadáver fue encontrado quemado, sin manos, pies y sin dentadura.