•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un tiroteo registrado este viernes en Ciudad Belén, al este de Managua, dejó como resultado dos personas fallecidas y otras dos heridas.

Según los pobladores, dos sujetos a bordo de tres camionetas ingresaron al populoso barrio y dispararon a mansalva contra quienes se encontraban en las calles protestando. La versión oficial de la Policía dice que el hecho se generó por una disputa entre invasores de tierras.

“Aproximadamente a la 1:30 minutos de la tarde, en los alrededores de Ciudad Belén, Managua, grupos de personas vinculadas a tomas ilegales de tierra, protagonizaron enfrentamiento con armas de fuego, resultando en el intercambio de disparos dos personas del sexo masculino fallecidas por impactos de bala y dos personas lesionadas”, señala la publicación oficial.

Una de las personas que perdió la vida es el joven Tomás Alejandro Hernández, de 21 años. Victoria Waleska González, viuda del joven, dijo que él se encontraba en compañía de un grupo de vecinos en la esquina del andén donde vivía, pero a eso de la una del mediodía fue alcanzado por disparos hechos desde una camioneta.

“Las personas en las camionetas dispararon sin importarles que había niños. Él estaba en la esquina y fue ahí que lo balearon, lo llevamos al centro de salud, pero murió a eso de las dos”, dijo González.

El otro fallecido

La otra persona que murió es un hombre de mediana edad, cuya identidad hasta el cierre de esta nota no había sido revelada. Los pobladores dijeron que esta persona era una de las que llegó disparando a Ciudad Belén. “Él vino con el grupo, andaba una capucha y una gorra”, dijo uno de los pobladores.

Aparentemente esta persona fue derribada de una pedrada, mientras se trasladaba a bordo de una camioneta que se desplazaba en las inmediaciones del centro de salud de la localidad.

Los habitantes indicaron que aunque la persona fallecida no era residente del barrio, al parecer tenía familiares en la localidad, por lo que algunos pobladores ingresaron a la vivienda de esos parientes y sacaron pertenencias, entre ellas una fotografía que colocaron sobre el cuerpo de la víctima.