•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Federación Nicaragüense de Educación Católica (Fenec) y la Confederación de Religiosos de Nicaragua (Confer) convocó a una marcha para brindar su respaldo y solidaridad a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), en la rotonda Jean Paul Genie, la tarde de ayer. 

La peregrinación fue encabezada por monseñor Miguel Mántica, párroco de la iglesia San Francisco de Asís, de Bolonia, en Managua, seguido de laicos, católicos y de otras denominaciones religiosas, nicaragüenses de buena voluntad, quienes realizaron una estación frente a Camino de Oriente, lugar donde estudiantes y pobladores fueron atacados violentamente el pasado 18 de abril por antimotines y fuerzas de choque afines al Gobierno.

Los peregrinos entonaron las notas de nuestro Himno Nacional y luego siguieron su rumbo hacia el paso a desnivel Roberto Terán, giraron hacia el este hasta llegar a Tacos Charros, donde ingresaron a la colonia Centroamérica hasta llegar a la parroquia Nuestra Señora de Fátima, donde se celebró la santa Eucaristía.

Solidaridad con monseñor Báez

Monseñor Mántica expresó que es el momento para expresar la solidaridad con nuestros obispos y en especial para monseñor Silvio Báez, que ha sido atacado fuertemente con calumnias y todo tipo de amenaza.

“Monseñor Báez ha tenido que cambiar su número de celular y quitó su página de Facebook, porque ha recibido una avalancha de ataques de gente malintencionada. No podemos como pueblo de Dios dejar de expresar a nuestros pastores nuestra cercanía y solidaridad”, indicó el prelado.

Azalea Solís, representante del diálogo nacional, aseguró que es importante esta convocatoria porque toda la Conferencia Episcopal de Nicaragua fue ofendida en boca del canciller de la República, cuando acusó que la agenda de la democratización era una agenda de golpe de Estado.

“Es importante que la feligresía de Managua haga este respaldo a sus obispos y en particular a monseñor Silvio Báez, quien ha sido objeto de una campaña intimidatoria, grosera, vulgar y muy peligrosa”, refirió Solís.