•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El expresidente Enrique Bolaños Gayer propuso tres alternativas para que se supere la crisis política que se vive desde el 18 de abril del año en curso y que ha dejado al menos 79 muertos en su mayoría jóvenes universitarios.

“¿Debería renunciar el presidente Daniel Ortega?, preguntaron los periodistas al exgobernante a lo que respondió: “si debería renunciar”. El mandatario brindó las declaraciones cuando salía de una misa en la Iglesia Nuestra Señora de Fátima en la Colonia Centroamérica en memoria de las víctimas del pasado mes de abril.

Lea: Organismo humanitario eleva a 81 lista de muertos en crisis de Nicaragua

Añadió que la crisis también podría resolverse adelantando las elecciones o mediante un plebiscito donde se consulte al pueblo si quiere que Daniel Ortega siga o no al frente del Gobierno.

Seguidamente el expresidente Enrique Bolaños expresó que la agenda de democratización de las instituciones del Estado presentada en el Diálogo Nacional que el pasado miércoles entró en un impase “no es golpe de Estado” a como lo asegura la delegación gubernamental encabezada por el canciller Denis Moncada.

Jefes deben responder

A la pregunta de los reporteros de quién debería responder por las muertes en las protestas que iniciaron el 18 de abril después de que se anunciaron reformas a la Ley de Seguridad Social, Bolaños respondió: “varios, pero primeramente al jefe que dio la orden”.

 Tranques persisten en el país

“La Policía depende del presidente de la República; él nombra a quien quiere de jefe y ese es quien  da la orden directa al ciudadano (policía)”, explicó el expresidente Bolaños a los periodistas a la salida del oficio religioso.

Seguidamente el expresidente señaló que corresponde al jefe de gobierno (Daniel Ortega) llamar la atención y tomar medidas contra el funcionario a quien puso para defender al pueblo, pero que hizo de otra manera.

Finalmente el expresidente Enrique Bolaños manifestó que eventualmente al presidente Ortega le correspondería responder ante la justicia por las decenas de muertes que han dejado las protestas de las últimas cinco semanas.