•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cientos de nicaragüenses autoconvocados realizaron hoy una marcha en la ciudad de León para honrar a las víctimas mortales de los enfrentamientos durante las protestas que ha cobrado la vida de más de 80 personas desde el 18 de abril pasado.

Los autoconvocados, personas que no siguen el liderazgo de nadie para protestar contra el gobierno, caminaron por algunas de las principales calles de León, al noroeste de Nicaragua, para recordar a los muertos.

 Lea: Así está Nicaragua tras 38 días de protestas

La marcha fue organizada tres días después de que grupos afines al Gobierno, a los que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha identificado como "parapoliciales", atacó a manifestantes que bloqueaban una carretera en las afueras de León, con saldo de decenas de heridos, para después secuestrar a 14 estudiantes de medicina y 3 periodistas.

"¡Viva Nicaragua libre!", "¡León puede ser abatido, pero nunca vencido!", y "¡Pueblo únete!", estaban entre las principales consignas gritadas la mañana de este sábado en la ciudad colonial ubicada a 90 kilómetros al noroeste de Managua.

Familiares, amigos y estudiantes del movimiento universitario 19 de Abril, participaron este viernes en los funerales de Manuel de Jesús Chévez Ramírez, de 33 años, quien el pasado miércoles 23 de mayo murió de un balazo en la cabeza, durante los enfrentamientos que se registraron en horas de la tarde en el empalme León-Managua.

Chévez, de 33 años, era estudiante de educación secundaria por encuentro, en el colegio Rubén Darío, y salió del sector de Los Poetas de un cibercafé, donde trabajaba y pasó por el lugar de los enfrentamientos donde fue alcanzado por una bala.

Los universitarios habían instalado un tranque escalonado y pacífico, en la salida León-Managua, cuando fueron enfrentados con piedras, morteros y armas de fuego por grupos afines al Gobierno.

 Además: Organismo humanitario eleva a 81 lista de muertos en crisis de Nicaragua

Nicaragua atraviesa la peor crisis sociopolítica desde la guerra civil que culminó en 1989, también con Ortega siendo presidente.