•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jóvenes que se mantienen atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), desde hace 21 días, presentaron ayer ante organismos de derechos humanos a cuatro personas que habrían sido retenidas por tratar de infiltrarse en el recinto.

Los detenidos son originarios de Chinandega y fueron identificados como Diego Varela, David González y Jonathan Martínez. Ellos circulaban en un vehículo gris cuando fueron detenidos la noche del sábado, al atravesar las barricadas ubicadas cerca de las instalaciones de la universidad, aseguraron los estudiantes.

Dos de los tres presuntos infiltrados portaban sus carnés de militantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN); sin embargo, aseguraron estar separados de actividades políticas y negaron haber llegado al lugar con intenciones de atacar a los manifestantes.

“Nosotros no somos violentos, estamos presentándolos y ellos pueden confirmar que no fueron agredidos”, declaró uno de los jóvenes atrincherados, quien, además, precisó que fueron los mismos detenidos quienes confesaron pertenecer a la militancia del FSLN de Chinandega, de donde son originarios.

“Nosotros vinimos a Managua a dar una vuelta, a salir de la rutina de Chinandega. A la hora de regresarnos a Chinandega pasamos dejando a un amigo por Las Américas, lastimosamente cogimos una ruta que no era porque no conocemos muy bien. Dimos con la primera barricada, iba un auto y por encontrar una ruta alternativa entramos por ahí”, explicó David González, quien manejaba el vehículo.

Asimismo, otro joven que viajaba en una motocicleta fue detenido por los estudiantes la mañana de este domingo cuando ingresó al perímetro cercado por los estudiantes. Este también portaba un carné de militante y, según los jóvenes, presentaba una actitud agresiva.

Entregan pertenencias de guarda

Los estudiantes también entregaron ayer a activistas de derechos humanos el arma y las municiones que cargaba el guarda de seguridad José Oviedo, quien habría fallecido el pasado viernes cuando ingresó al recinto a disparar en contra de los manifestantes, según declaraciones brindadas en conferencia de prensa.

Marcos Carmona, secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), recibió de los estudiantes el arma, las balas, la motocicleta y demás pertenencias de Martínez.

“Nosotros primero vamos a identificar la empresa donde laboraba este señor para hacer la entrega formal y, posteriormente, también vamos a presentar un informe a la ciudadanía”, indicó Carmona.