•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El joven hallado muerto el sábado en la Cuesta El Plomo, habría sido estrangulado y torturado. Las autoridades aún no confirman el reconocimiento del cadáver por sus familiares; sin embargo, universitarios y amigos lo identifican como Keller Pérez Duarte, uno de los protestantes de la UNAN-Managua y estudiante activo de la Universidad Nacional Agraria (UNA).

Inicialmente se dijo en redes sociales que Keller Pérez Duarte era estudiante de tercer año de Medicina de la UNAN-Managua, pero las autoridades de esta institución desmintieron la información y expresaron sus condolencias a la familia doliente a través de un comunicado de prensa.

Jóvenes protestantes que lo conocieron durante las manifestaciones indicaron que el joven era egresado de la carrera de Ingeniería en Sistemas de la UNAN-Managua y actualmente cursaba segundo año en la UNA.

Extraoficialmente, se conoció que el cuerpo tenía signos de tortura: fue entregado sin dentadura y con fracturas en las piernas. Además, las evidentes quemaduras en la piel que presentaba el cadáver, según imágenes divulgadas por el Instituto de Medicina Legal (IML), habrían sido provocadas con plástico, reveló una fuente.

El cuerpo del universitario ingresó a la morgue el sábado, y para ubicar a sus familiares la oficina de prensa del IML elaboró un aviso en el que lo describía como un hombre cuya edad oscilaba “entre 20 y 25 años de edad, 1.69 metros de estatura, pesa 193 libras, piel blanca, cejas depiladas, cabello negro liso con corte tipo plancha y ojos café oscuro”.

Horas después, a través de las redes, se informó que se trataba de Keller Pérez Duarte y que su madre Valeria Duarte lo habría reconocido por un defecto en uno de sus pies.

El joven habitaba en el barrio El Rodeo, en un sector conocido como La Base. Archivo/END

Los estudiantes atrincherados en la UNAN-Managua aseguraron ayer que el cuerpo hallado corresponde a Keller Pérez Duarte, quien estuvo atrincherado en ese recinto desde el 7 de mayo, como parte de las protestas antigubernamentales. La última vez que sus compañeros de protesta  lo vieron fue el pasado miércoles 23 de mayo, tres días antes de que apareciera muerto.

El joven habitaba en el barrio El Rodeo, en un sector conocido como La Base, a una cuadra de la iglesia católica. Según vecinos, el joven vivía con su mamá, de nombre Valeria Duarte. Uno de los pobladores dijo que conoció a Pérez Duarte desde pequeño y que en el barrio él hablaba con todo mundo.

“Él era tranquilo, jamás supe que anduviera metido en problemas”, dijo uno de sus vecinos quien prefirió omitir su nombre.

Este domingo, la casa de Pérez Duarte se encontraba cerrada y las ventanas cubiertas con tela. Adentro, solo se escuchaban los ladridos de varios perros.

Sin información 

Algunos vecinos aseguraron que el joven y su mamá habían sido militantes del partido de Gobierno. Según vecinos cercanos, Keller Pérez Duarte había pertenecido a la Juventud Sandinista, pero se distanció de ese movimiento y estaba participando en las protestas desde la UNAN-Managua.

Afirmaron también que estaban a la espera del cuerpo, pero hasta el mediodía de ayer no había llegado.

Otro ciudadano consultado dijo que la familia de Pérez Duarte estaba muy cerrada. “Nosotros llegamos y le ofrecimos apoyo en lo que quisieran, pero no lo aceptaron”, expresó.

Pablo Cuevas, asesor legal de la CPDH, confirmó que la familia del joven no accedió a hablar, mientras estaban en el Instituto de Medicina Legal (IML).

“En la UNAN-Managua supimos por los estudiantes que él salió el miércoles por la tarde en una moto, pero no supieron para dónde se dirigía”, declaró Cuevas.