•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras 24 horas de lluvias en distintas zonas del país, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) llamó este domingo a “prestar atención” ante posibles afectaciones “por exceso de precipitaciones”, principalmente, en la región del Pacífico sur y norte del país.

Este domingo las autoridades informaban sobre inundaciones en Mateare, Jalapa, Quilalí, Macuelizo y Siuna, según reportes de medios oficiales.

El Ineter señala que el fenómeno está asociado al paso de la tormenta tropical Alberto que ayer se localizaba a 1,416 kilómetros al norte de Cabo Gracias a Dios.  “Aporta abundante humedad al territorio. Se mantendrán nublados, altas probabilidades de lluvias fuertes localmente, principalmente, en el Norte, Pacífico y algunas partes del Centro y Caribe. Se está informando a las autoridades locales sobre las probabilidades de lluvias e inundación para que tomen las precauciones del caso”, indicaba una nota oficial.

Zarpes suspendidos

Ante este fenómeno, la Fuerza Naval suspendió los zarpes en el Pacífico debido a fuertes vientos que “no favorecen para navegar”.  

Los vientos mínimos en el océano Pacífico podrían alcanzar los 15 kilómetros por hora, según la Fuerza Naval, mientras que el Ineter informó de vientos de hasta 27 kilómetros por hora.

Aunque las autoridades no esperan un fuerte oleaje como consecuencia de los vientos, resaltaron el peligro de la poca visibilidad sobre las aguas.

“Se recomienda a la población a permanecer en tierra, no hacerse a la mar, esto con el fin de proteger y salvaguardar nuestras vidas”, indicó la Fuerza Naval.

De acuerdo con el Ineter en el Pacífico, Norte, Centro y Caribe nicaragüense han persistido lluvias entre ligeras y moderadas, acompañadas de tormentas eléctricas.

En las últimas horas se han registrado lluvias en Chinandega, León, Managua, Carazo, Rivas, Río San Juan, Nueva Segovia, Matagalpa, Jinotega, Chontales, Boaco y Caribe Norte y Sur.

Alberto, la primera tormenta subtropical surgida antes de la apertura oficial de la temporada ciclónica en el Atlántico el próximo 1 de junio, es acompañada de un temporal de fuertes e intensas lluvias que han dejado al menos 5,000 personas evacuadas en Cuba.