•   Jinotepe, Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Dos personas sufrieron heridas de bala en Jinotepe, Carazo, al ser atacadas a balazos en el sitio conocido como entrada al Dulce Nombre. El incidente ocurrió luego de que fuesen desalojados del instituto Manuel Hernández, donde se manifestaba un grupo de estudiantes.

Leonardo Acevedo, de 20 años, resultó con una herida de bala en la mano derecha, y Jaffet Jarquín, de 40 años, con un balazo en el  abdomen. De este último se sospecha que está en situación grave.

Ambos ciudadanos han sido remitidos al hospital regional Santiago de Jinotepe, en Carazo.

Según el relato de un testigo a El Nuevo Diario, habían como 15 jóvenes sobre la vía y otro grupo estaba dentro de dos en vehículos, los cuales permanecían a la entrada del barrio.

"Los muchachos estaban en la carretera, dos carros, uno rojo y uno gris, estaban del otro lado, como con cinco hombres cada uno. De repente se desató la trifulca, los muchachos con morteros y los sujetos de los carros empezaron a tirar balazos. Yo vi cuando le pegaron a uno en la barriga, de allí los del carro salieron tirados para el lado de El Rosario", explicó el testigo, quien prefirió omitir su nombre.

La Policía investiga lo sucedido hoy en Jinotepe. Tania Narváez/END
Las primeras versiones indican que los atacados eran personas que respaldaban la toma del colegio de secundaria en Jinotepe y que tras ser obligados a abandonar ese centro, les dispararon los desconocidos desde los vehículos.

Agentes de la Policía Nacional se hicieron presentes al lugar y realizan las debidas investigaciones.

En un colegio en Jinotepe los estudiantes protestaron esta mañana. Tania Narváez/END

Más temprano, estudiantes de secundaria del Instituto Manuel Hernández, en Jinotepe, se habían tomado las instalaciones y pedían la reubicación del director del centro, según ellos por incitar a la violencia contra todos aquellos alumnos que se han manifestado en las marchas.

Además, los estudiantes -por medio de una carta enviada a la delegada del Ministerio de Educación (Mined)-, se quejaron porque el director del centro supuestamente ha proporcionado a la Juventud Sandinista datos personales de mucho alumnos.

Los protestantes, sin embargo, fueron asediados y obligados a abandonar la escuela, en medio de una gran trifulca.