•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Después de tres horas de conversaciones, los representantes del Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, integrantes de la comisión mixta que busca la continuidad del diálogo nacional, todavía no logran consenso para retomar la mesa plenaria.

Así lo informó el padre Pablo Villafranca, canciller de la Curia de la Arquidiócesis de Managua, delegado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) para mediar en este proceso alterno del diálogo nacional. 

“En este momento se ha hecho un alto para que quienes representan a las partes puedan consensuar ideas para ver si se supera este impase. Ahorita las partes coinciden en lo esencial, pero difieren en la forma de soluciones”, explicó esta tarde Villafranca.

El diálogo nacional se suspendió el pasado miércoles ante la falta de consenso, porque el Gobierno se negó a  abordar los temas de democratización de Nicaragua, argumentando que primero se deben levantar los tranques. 

En esta comisión de 3x3 la Alianza Cívica está representada por Juan Sebastián Chamorro, de Funides; Víctor Cuadras, de la Coalición Universitaria; y Medardo Mairena, del Movimiento Campesino. Tienen como asesores a Carlos Tünnermann y Azhalea Solís, de sociedad civil, y al estudiante Harley Morales.

El bloque gubernamental está compuesto por el canciller Denis Moncada, el diputado sandinista Edwin Castro y  con sus asesores el procurador Hernán Estrada.

Tienen como asesores a Moisés Absalón Pastora, Adolfo Pastrán y Edward Centeno.

La Conferencia Episcopal designó al padre Pablo Villafranca y a monseñor Carlos Avilés para mediar en esta comisión mixta, cuyos encuentros se realizan en el Seminario de Fátima.

Avilés mencionó que estas conversaciones de la comisión mixta no tienen una fecha límite, pero indicó que lo ideal es lograr el consenso “lo más pronto posible”. 

Critican violencia

El padre Villafranca se refirió a los ataques de parte de la Policía Nacional y turbas del Gobierno hacia los estudiantes de la Universidad Nacional de Ingeniería y la quema de la oficialista Radio Ya.

“Estos hechos de violencia no abonan al diálogo nacional puesto que las partes acordaron acoger las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CDIH) y una de ellas era la no violencia venga de donde venga”, dijo el religioso.

Villafranca agregó que “lo ideal sería que el mismo clima de diálogo que se tiene aquí se traslade a la calle y no se estén dando estos actos violentos”. 

Villafranca recalcó que el trabajo exclusivo de la comisión mixta es superar el impase del pasado miércoles que originó la suspensión temporal del diálogo.

“No estamos trabajando en ningún arreglo de espaldas a la nación, que es el gran garante de este diálogo. Lo que sí podría salir de acá es un mensaje contundente a la nación, que no va hacer más que retomar acuerdos tomados, para que se creen condiciones propicias para continuar con el diálogo”, explicó Villafranca.

Finalmente, monseñor Carlos Avilés destacó de no haber voluntad en resolver los problemas, la Conferencia Episcopal se retiraría del proceso, “porque llegar a un diálogo solo a hablar y pasar el tiempo en un diálogo estéril de sordos y así no se podría seguir”.