•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

ACAN-EFE y 

Redacción Central/

El movimiento Amnistía Internacional informó este lunes que presenció un “ataque armado” de la Policía Nacional y fuerzas “parapoliciales” del Gobierno de Nicaragua, en contra de estudiantes atrincherados en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), que protestan contra el Gobierno.

“Hemos documentado en vivo el ataque armado de turbas sandinistas en contra de jóvenes estudiantes de la Universidad Nacional de Ingeniería en Managua”, publicó la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, en la red social Twitter.

Guevara se encuentra en Nicaragua al frente de un equipo de Amnistía Internacional que emitirá un informe sobre la crisis del país este martes, en Managua.

El movimiento global presentará, junto con la activista nicaragüense de derechos humanos Bianca Jagger, el informe “sobre la violenta represión de (Daniel) Ortega y su política de terror contra quienes se manifiestan, principalmente jóvenes estudiantes que son una fuente de inspiración y resistencia pacífica”, detalló Guevara-Rosas.

El ataque de este martes registrado en la UNI dejó una persona fallecida y más de veinte lesionados, según reportes preliminares de organismos de derechos humanos.

Diagnóstico

Entre la última semana de abril, un equipo de Amnistía Internacional estuvo en el país verificando en el terreno la situación de los derechos humanos.

Marlin Sierra, directora ejecutiva del Cenidh, en declaraciones recientes confirmó que personal de Amnistía logró recoger el testimonio de César Noé Castillo, antes que falleciera en Estelí producto de un impacto de bala que le perforó un pulmón cuando protestaba el pasado 20 de abril.

La ejecutiva del Cenidh detalló que el equipo de Amnistía logró hablar con Castillo, mientras este convalecía. Agregó que esta organización recogió más testimonios y pruebas documentales, las cuales serán divulgadas hoy en una conferencia de prensa.

Este martes se cumplen en Nicaragua 42 días de una crisis que ha dejado, al menos, 80 muertos y más de 800 heridos, según registros de organismos de derechos humanos.