•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) denunciaron que cinco vehículos fueron sustraídos ilegalmente, la madrugada de ayer, del Recinto Universitario Rubén Darío (RURD), que se encuentra tomado por estudiantes desde hace 22 días. 

“Ante estos hechos, la universidad estará tomando las acciones legales correspondientes en contra de los autores y los hacemos responsables por esta nueva violación flagrante a la Autonomía Universitaria”, informó mediante un comunicado, firmado por Luis Alfredo Lobato, secretario general de la institución. 

De acuerdo con la información divulgada, los vehículos son un camión blanco, un camión de volquete blanco, una camioneta Toyota azul, una camioneta Toyota gris y un microbús blanco.

En el comunicado, las autoridades también precisaron que la UNAN-Managua, “ha hecho un llamado permanentemente a la paz y al diálogo”, desde el inicio del conflicto en el país.

Los universitarios se han mantenido atrincherados en el recinto desde el pasado 7 de mayo, cuando estaba previsto el reinicio de clases luego de que se desataran las protestas en todo el país. Estos demandan cambios en la dirigencia de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN),acusándolos de estar ligados al partido de Gobierno actual y por no respaldar la lucha de los jóvenes en las protestas, que se han desarrollado desde el pasado 18 de abril, y en las que ya se contabilizan alrededor de 80 muertes y más de 800 heridos. 

Manifestantes también han levantado barricadas en los alrededores de la universidad  “por seguridad”, en vista de los ataques de fuerzas paramilitares. 

El pasado domingo, los universitarios entregaron a organismos de derechos humanos a cuatro personas que identificaron como infiltradas, además del arma y las pertenencias de un guarda de seguridad que falleció el viernes 25 de mayo cerca del recinto, luego de que este presuntamente detonara varios disparos en contra de los estudiantes atrincherados.

Los protestantes también alegan ser “pacíficos” y desmienten ser “vándalos”, puesto que no han dañado la infraestructura ni los bienes que están dentro de las instalaciones.