•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los estudiantes de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) a las 9:30 a.m. de este lunes anunciaron la toma pacífica del recinto central, ubicado en la cercanía de la rotonda Rubén Darío, en el centro de Managua, y unos 90 minutos después serían atacados por grupos afines al Gobierno. 

Casi de inmediato, conductores de taxis y motociclistas llegaron a apoyar a los estudiantes. La policía llegó a mediodía, tras el incendio provocado por manifestantes en la parte frontal de la radioemisora oficialista Tu Nueva Radio Ya, donde presuntamente se habían resguardado las turbas que habían atacado a los estudiantes atrincherados en la UNI a eso de las 11:00 a.m.

Los policías antimotines dispararon balas de goma y de plomo a los estudiantes, quienes contraatacaron con morteros, bombas molotov y piedras; no obstante, los antimotines continuaron disparando con escopeta a los estudiantes durante la tarde.

Varios jóvenes fueron detenidos por los antimotines. Óscar Sánchez/END

Al sonido de la sirena de una patrulla, decenas de manifestantes y civiles se refugiaron en establecimientos comerciales aledaños a la rotonda Rubén Darío de Managua, huyendo de las fuerzas antimotines que dispararon a mansalva desde los vehículos policiales y particulares en al menos cinco ocasiones, dejando más de una decena de heridos.

Por la noche se supo que uno de los heridos había muerto en el hospital Bautista, un joven de unos 24 años, con identidad desconocida. Posteriormente, la Policía anunció la muerte de uno suboficial.

Los antimotines, luego de replegar a los manifestantes a la rotonda de Metrocentro, se movilizaron sobre la carretera disparando desde los vehículos contra los protestantes, periodistas, civiles, taxistas y trabajadores de la gasolinera y tienda de conveniencia que está frente a la rotonda.

Los manifestantes señalaron que la policía disparó indiscriminadamente a quemarropa.

La comisión mixta del diálogo nacional, integrada por representantes de la sociedad civil y el Gobierno, hizo un llamado “al cese inmediato de toda forma de violencia”, a eso de las 4:00 p.m., pero los antimotines continuaron replegando a los protestantes hacia el lado este de la rotonda y sitiaron el Recinto Universitario Simón Bolívar (RUSB) de la UNI, donde seguía la toma de estudiantes.

Al menos tres universitarios fueron detenidos por los agentes policiales y trasladados a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida también como El Chipote.

La Cruz Roja Nicaragüense (CRN) confirmó que los paramédicos atendieron a 10 personas lesionadas y cinco de estas fueron trasladados a hospitales. La mayoría sufría cortaduras, impactos de armas de fuego o charneles, por la noche el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) informó de 27 heridos, uno de ellos estaba en cirugía a consecuencia de siete impactos de bala.

Además, cuatro periodistas que estaban dando cobertura a los enfrentamientos denunciaron agresiones por agentes policiales.

El Cenidh reportó anoche un total de 27 heridos en la toma de la UNI.Óscar Sánchez/END

En medio del enfrentamiento, uno de los antimotines tiró una bomba artesanal en los pies de una periodista de Canal 23, quien no resultó herida físicamente, pero fue trasladada por sus compañeros por una crisis nerviosa.

CIDH insiste en investigación internacional

Paulo  Abrão, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), condenó el ataque a los estudiantes y el incendio a las instalaciones de Tu Nueva Radio Ya.

“Lamentamos nuevos heridos. No a la violencia. Nicaragua debe instalar investigación internacional independiente de inmediato”, publicó  Abrão en su cuenta oficial de Twitter.

Abrão se refirió también a la tercera recomendación del informe que insta al Estado a “crear un mecanismo de investigación internacional sobre los hechos de violencia ocurridos, con garantías de autonomía e independencia para asegurar el derecho a la verdad e identificar debidamente a los responsables”. 

Universitarios evacúan UNI

Estudiantes de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) se tomaron ayer el Recinto Universitario Simón Bolívar (RUSB) en protesta por “la indiferencia” de las autoridades de esta institución frente a la crisis actual del país y contra la dirigencia estudiantil de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) del alma mater.

Antimotines se despliegan en el lugar donde fueron incendiados dos taxis.  Sin embargo, el Movimiento por la Autonomía Universitaria (MAU), que coordinaba la toma del recinto, informó en horas de la noche que las instalaciones serían evacuadas completamente por la seguridad de los jóvenes y de la infraestructura del recinto. 

Horas antes, Néstor Gallo Zeledón, rector de la UNI, condenó los ataques realizados en las manifestaciones que se daban en el lugar. “Exigimos a la Policía y grupos externos a la UNI que cesen de inmediato las acciones en contra de los estudiantes y miembros de la comunidad que se encuentran en nuestro Recinto Simón Bolívar. Apoyamos el diálogo nacional como única vía de resolver la diferencia sobre la actual crisis social”, declaró Gallo Zeledón mediante un comunicado de prensa. 

Actualmente, los universitarios se mantienen en la Universidad Nacional Agraria (UNA), la Universidad Politécnica (Upoli) y la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).