•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Amnistía Internacional elevó hoy a 83 el número de muertos en Nicaragua en el contexto de las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, durante la presentación de un informe sobre la situación actual de este país.

Esta cifra incluye al civil y al agente policial que murieron ayer en los alrededores de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), donde hubo fuertes enfrentamientos 

El organismo internacional manifestó que las autoridades en Nicaragua han reprimido manifestaciones a través del uso excesivo de la fuerza, ejecuciones extrajudiciales, el control de los medios de comunicación y el uso de grupos parapoliciales.

Estas conclusiones son parte del informe "Disparar a matar: estrategias de represión de la protesta en Nicaragua", que fue presentado por la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas; la presidenta y directora ejecutiva de la Fundación de Derechos Humanos, Bianca Jagger, Bianca Jagger; la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Vilma Núñez; y Graciela Martínez, hermana de Juan Carlos Martínez, una de las víctimas que falleció durante las protestas.

"El Estado (de Nicaragua) debe dejar de inmediato de reprimir a las personas que se manifiestan, y particularmente a jóvenes estudiantes, y respetar su derecho a criticar las políticas públicas", instó Guevara Rosas.

Una delegación de Amnistía Internacional viajó a Nicaragua del 2 al 13 de mayo para verificar la información sobre violaciones de derechos humanos en las ciudades de Managua, León, Ciudad Sandino y Estelí.

El informe se basa en más de treinta entrevistas a profundidad, 16 casos específicos, el estudio de docenas de testimonios y documentación de organizaciones locales.

En él se documenta el uso que la Policía nicaragüense hace de armas letales, el gran número de personas heridas por armas de fuego, la trayectoria de los disparos efectuados, la concentración de heridas de bala en la cabeza, el cuello y el pecho de las personas muertas.

"El gobierno del presidente Ortega debe permitir la creación de una comisión internacional que lleve a cabo una investigación inmediata, imparcial y efectiva y, si procede, formular cargos contra todas las personas que sean sospechosas de cometer u ordenar ejecuciones extrajudiciales o uso excesivo de la fuerza, así como violaciones graves de derechos internacionales", dijo Guevara Rosas.