•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Diputados del Parlamento europeo abordaron este martes en sesión plenaria la crisis que enfrenta Nicaragua y propusieron emitir una condena a “la brutal represión” ejercida contra manifestantes desde el pasado mes de abril.

Durante el debate, los eurodiputados coincidieron en instar al gobierno nicaragüense al cese de la violencia, la investigación de los hechos, el cumplimiento de las recomendaciones de la Comisión Interamericana de  Derechos Humanos (CIDH) y la instauración de un diálogo “genuino” para resolver la crisis.

Christos Stylianides, comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, aseguró que también es necesario detener la intimidación a estudiantes y civiles en las protestas, y que el Gobierno autorice una visita del alto comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas al país.

“Es vital que las fuerzas policiales actúen con gran moderación, es importante que todos los perpetradores de actos violentos respondan ante la justicia. Desgraciadamente la violencia está escalando, hay más víctimas entre los manifestantes pacifistas por culpa de turbas armadas, universitarios han sido víctimas”, precisó Stylianides durante su intervención en la sesión.

En la resolución preliminar del documento condenatorio, que fue publicada en el sitio web oficial del Parlamento europeo, los eurodiputados también manifiestan su “preocupación” por la seguridad de los periodistas que cubren las protestas, luego de que dos reporteros gráficos de la agencia española EFE denunciaran ser agredidos por fuerzas policiales el pasado lunes en Managua.

Crisis profunda

Luis de Grande Pascual, del Partido Popular Europeo, opinó que la resolución es razonable y proporcional en vista de la gravedad de los hechos que han ocurrido en el país.

“La respuesta popular fue inmediata, el problema de los posibles escenarios de salida de la crisis está por resolverse, y no está claro el tipo de salida. Señorías, el presidente está intentando mantenerse en el poder enviando un mensaje de fuerza para acallar la presión popular, esto resulta inaceptable”, agregó Pascual.

Por su parte, Ramón Jáuregui Atondo, diputado del Partido Socialista Obrero Español, calificó la situación de Nicaragua como una “crisis democrática profunda” y mencionó que el diálogo nacional debe continuar, pero que incluya reformas políticas, con una reforma a la Ley Electoral para que se creen las condiciones “que permitan al pueblo hablar y decidir”.

“Las manifestaciones han sido respondidas con una represión enorme, que ha provocado más de 80 muertos, centenares de heridos que se ha considerado como una represión totalitaria de un sistema casi dictatorial”, acusó Jauregui Atondo.