•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), de la que El Nuevo Diario es miembro, condenó la “continua represión” contra las libertades de expresión y de reunión en Nicaragua registrada en los últimos días, en particular las agresiones físicas contra periodistas.

La condena de la SIP se da un día después de que los enfrentamientos entre policías y estudiantes en el centro de Managua dejaron un civil y un policía muertos, más de 40 heridos, la sede de una emisora progubernamental incendiada y varios periodistas agredidos. 

El presidente de la SIP, Gustavo Mohme, director del diario peruano La República, reiteró el llamado de la organización al “cese inmediato de la violencia y la represión, así como a garantizar plenamente el derecho a las libertades de expresión y de reunión de los nicaragüenses”, según una nota publicada en el sitio web del organismo.

La SIP condenó la agresión a patadas y balas de goma a la periodista y camarógrafa Reneé Lucía Ramos y el fotógrafo Jorge Torres, de la agencia internacional EFE.

También fueron agredidos periodistas de medos independientes y la oficialista Nueva Radio Ya fue atacada con bombas molotov y morteros que ocasionaron el incendio de su fachada. 

La radio Corporación también denunció que su sede en Managua fue atacada con disparos el 25 de mayo. 

Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP y director del portal mexicano La Silla Rota, expresó que “condenamos la violencia contra cualquier medio o periodista. Atacar a la prensa es atacar la libertad de expresión y restringir el derecho de los nicaragüenses a estar informados”.

Graves incidentes

Otros graves incidentes que lamentó la Sociedad Interamericana de Prensa en contra del periodismo durante las protestas fue el asesinato del periodista blufileño Ángel Gahona, y ataques cibernéticos a páginas web de medios independientes.

Radio Darío, en la ciudad de León, fue incendiada; mientras tanto varias televisoras han sido censuradas y varios de sus reporteros han denunciado agresiones.

Las protestas contra el gobierno del presidente Daniel Ortega que se iniciaron el 18 de abril han dejado alrededor de 83 muertos y han generado una crisis política y social en el país.