•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Es muy importante la implantación inmediata de las 15 recomendaciones que ha hecho la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y “que se le dé la oportunidad a esta institución a que continúe la investigación y culmine el proceso, que conlleve a poner a todos los culpables ante la justicia”, recomienda el licenciado Ramiro Ortiz Mayorga, uno de los empresarios más reconocidos en Nicaragua y la región.

 Empresarios proponen elecciones anticipadas

¿Qué piensa usted de las decenas de muertes en menos de mes y medio de protestas?

Es verdaderamente lamentable el derramamiento de sangre que ha ocurrido en estos 43 días en Nicaragua. Debido a nuestro esfuerzo familiar de combatir el cáncer de mamas a través de la clínica de la Fundación Ortiz Gurdián, sabemos de primera mano lo que es el dolor de la muerte y no tenemos palabras para expresar el dolor que deben sentir las madres que han perdido a sus hijos, especialmente hoy que conmemoramos su día. Esta situación nos enluta y consterna a la familia nicaragüense, y que produce dolor y resentimiento, aunado a lo que sin duda fue un uso de la fuerza desproporcionado de parte de la Policía y civiles armados, requiere que busquemos una salida pacífica y rápida a esta crisis, para evitar vernos sumidos en una situación aún más funesta, propia de la polarización causada por este tipo de situaciones. La represión no soluciona los problemas. La violencia trae más violencia, y eso lo queremos evitar.

Ramiro Ortiz Mayorga. Archivo/END

Las protestas populares en todo el país, llevan 43 días y eso significa pérdidas para el sector empresarial. ¿Cuánto debe sacrificar el país en términos económicos, con tal de que Nicaragua logre la institucionalidad, el estado de derecho y la democratización necesarias?

En primer lugar, debemos entender que antes de dimensionar el daño a la economía, debemos primero hacer todos lo que humanamente esté de nuestra parte para evitar más pérdidas de vidas y derramamiento de sangre. Debemos todos procurar que no mueran más nicaragüenses. En esto el gobierno juega un papel fundamental, pues tiene el deber de preservar el orden público sin el uso excesivo de la fuerza. El clamor general de la población es primeramente justicia para los que hasta ahora son 83 muertos, así como cientos de heridos y desaparecidos, en su mayoría jóvenes. Me siento particularmente conmovido por casos como el de Álvaro Conrado, pues tenía la misma edad de uno de mis nietos. En este contexto, el gobierno invitó a la CIDH, la cual ha emitido un informe preliminar que es muy claro para el estado de los derechos humanos en el país, lo que requiere de la implantación inmediata de las recomendaciones que ha hecho esa institución. Es por ende necesario que se le dé la oportunidad a esta organización a que continúe la investigación y culmine el proceso, que conlleve a poner a todos los culpables ante la justicia. La segunda demanda de la mayoría es también clara, que se logre la completa democratización del país y se fortalezcan las instituciones, que se abran los espacios políticos, que sean participativos, transparentes y supervisados. Creo que eso lo debemos procurar sin destruir la economía. Es clave que el motor de la economía, que ya ha sido dañado sustancialmente, esté listo para echarlo a andar, para crear empleos y crecer, dentro de un renovado marco institucional y democrático, y especialmente para que esté proceso esté sustentado sobre la base de la prosperidad y el progreso, con todos y para el bien de todos.

Ramiro Ortiz analiza la crisis en Nicaragua. Archivo/END

Usted es uno de los empresarios más importantes de este país, de América Central y El Caribe. ¿Hasta dónde llega la responsabilidad de los empresarios con la democratización de Nicaragua?

Se ha criticado a la cúpula empresarial nicaragüense de ser aliados del gobierno y de alguna forma ser responsables de la situación política que conllevó a esta crisis. Creo que ese señalamiento no está ajustado a la verdad, porque el desmantelamiento de las estructuras democráticas del país, fue el resultado de los pactos y arreglos de los partidos políticos, en las que nunca participó ni estuvo de acuerdo el sector privado. Lo que el empresariado ha venido haciendo, en un marco exclusivamente económico, fue el de invertir y tomar riesgos, promover la inversión extranjera y tratar de mejorar la imagen del país que las clases políticas nacionales habían destruido. Todo esto redundó en crecimiento y generación de empleos en beneficio de todos los nicaragüenses, aunque sí, hay que decirlo, el país no avanzó en ese tiempo en el fortalecimiento de la institucionalidad democrática tan necesaria para hacer de nuestro esfuerzo económico algo sustentable. Estamos de acuerdo y apoyamos decididamente el diálogo como una forma de conseguir las demandas de democratización de la ciudadanía, manifestadas en las multitudinarias marchas pacíficas a lo largo y ancho del país.

 Marcha de Madres de Abril: Ataque a balazos deja varios muertos y heridos graves

En esta situación de rebelión cívica ciudadana contra el gobierno establecido, ¿Qué le aconsejaría usted al gobierno para lograr una salida viable sin más derramamiento de sangre y que le dé al país la democracia que exige el pueblo desde el pasado 18 de abril?

Los consejeros del COSEP, que somos 14 personas, cada una de las cámaras del COSEP, la asociación de bancos (ASOBANP), FUNIDES, y AMCHAM, suscribimos una carta al Presidente de la República el día de hoy, en la que hacemos nuestras recomendaciones, que son congruentes con los aspectos fundamentales planteados en el seno del diálogo nacional de garantizar la institucionalidad democrática, así como los temas asociados a la justicia y los derechos humanos. Para garantizar una adecuada gobernabilidad, en un ambiente tan polarizado como el que prevalece en nuestro país, es necesario, como expresó el secretario general de la OEA, Luis Almagro, cuando dijo: “la decisión debe regresar al soberano”, o sea al pueblo. Es por eso que es imperativo que en el seno del dialogo nacional se acuerden las reformas necesarias que permitan adelantar las elecciones, pero de una manera ordenada y bajo un proceso justo, claro, transparente y supervisado. No puede haber otra manera de salir de esta crisis que no sea a través de elecciones incluyentes y constitucionales y a través del diálogo que resulte en un ambiente de convivencia pacífica para todos los nicaragüenses. Creemos que es esencial que se tomen las acciones para que se incorpore la OEA al dialogo nacional, que es la organización que más camino ha recorrido en este campo y que ha hecho las recomendaciones más integrales y profundas para sanear el sistema electoral nicaragüense. Mientras tanto es sumamente importante que se adopten las 15 recomendaciones contenidas en el informe preliminar de la CIDH, que fueron hechas propias y aprobadas unánimemente por el diálogo nacional, y que se deje a esta autoridad culminar su proceso de investigación para que puedan emitir su informe definitivo, que permita avanzar en el proceso de impartir justicia.

Ramiro Ortiz Mayorga es el presidente del Grupo Promerica. Archivo/END

¿En qué medida apoya usted a los representantes del sector privado en el dialogo nacional?

Durante toda esta crisis, que inició el 18 de abril, hemos estado totalmente involucrados en buscar una salida pacífica, con justicia y democracia, a través del dialogo, procurando también que no se polarice el país, y que no se destruya la capacidad productiva y de generación de empleos que garantizan la dignidad económica y el progreso de los nicaragüenses, que hemos venido logrando desde que se implantó una economía de libre mercado en 1990, donde las empresas privadas (pequeñas, medianas y grandes), con el apoyo del sistema financiero, han impulsado el crecimiento del país.

 Muerte y sangre en trágico Día de las Madres en Nicaragua

¿La ciudadanía en general espera de los líderes empresariales un mensaje de aliento y claro para buscar soluciones a corto plazo. ¿Cuál sería el suyo?

Nuestra constitución política reconoce el derecho de concentración, manifestación y movilización pública. Nuestra recomendación es que se ejerza este derecho, manifestándonos y protestando de forma cívica, patriótica y pacífica. Nuestro mensaje para los estudiantes, universitarios, campesinos, obreros, colaboradores, para esas madres y padres que hoy sufren la pérdida de sus hijos y reclaman justicia, es que ejerzan este sagrado derecho constitucional pacíficamente. Reconocemos y agradecemos profundamente el trabajo y la paciencia de nuestros pastores, que a través de la Conferencia Episcopal que continúan buscando un entendimiento entre todos a través del dialogo para que no se sigua derramando sangre de hermanos.

¿Quién es Ramiro Ortiz?

El empresario nicaragüense, Ramiro Ortiz Mayorga, quien además de tener intereses financieros e inversiones en distintos sectores de la economía nicaragüense, cuenta con presencia bancaria como Grupo Promerica en todos los países de América Central, Panamá, Ecuador en América del Sur, República Dominicana en El Caribe y un banco con licencia nacional en los Estados Unidos de América. Recientemente, a través de su empresa de bienes raíces en Costa Rica realizó una alianza con Texas Tech University para abrir el campus de esa institución en San José.

De más es conocido su apoyo en el mundo cultural, de la salud y el deporte. Las bienales de arte, las continuas exposiciones en los centros de arte de León y Managua, y su incondicional apoyo a la ciudad de León en su desarrollo económico, social y cultural, incluyendo la restauración de los frescos de la majestuosa catedral de esa ciudad colonial.

Su lucha tenaz contra el cáncer de mama, incluyendo la instauración de una clínica totalmente gratuita para las mujeres de escasos recursos, ha logrado atender de forma preventiva y curativa a más de 60,000 mujeres nicaragüenses que padecen de ese mal desde 2004. Su pasión por la salud, el arte y la cultura se nota también en los otros países donde tiene presencia financiera el Grupo Promerica, como El Hogar Siembra en Costa Rica, Fundación Su Cambio por El Cambio en Ecuador, Fundación Actuar es Vivir en El Salvador, el proyecto Educar a Través del Arte en Honduras, y las caminatas anuales Juntos por la Cura en Nicaragua, apoyada por miles de participantes y empresas reconocidas como Nestlé.