•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, reapareció ayer en un acto público en medio de la crisis sociopolítica que ha dejado más de 80 muertos y en la que se ha pedido su dimisión, y afirmó que “Nicaragua nos pertenece a todos y aquí nos quedamos todos”.

“Nicaragua no es propiedad privada de nadie”, agregó el mandatario en un discurso ante sus seguidores concentrados en la Avenida de Bolívar a Chávez, en Managua, y agregó que “los dueños de Nicaragua somos todos los nicaragüenses, independientemente del pensamiento político, ideológico o religioso”.

 Día de las Madres sangriento

Es la primera vez que Ortega aparece en un acto público después de que participó el pasado 16 de mayo en la instalación de la mesa de diálogo nacional, cuyas sesiones están suspendidas desde la semana pasada, en la que una alianza de la sociedad civil y el Gobierno con la mediación de la Iglesia pretenden conseguir una salida a la crisis.

Destacó que se ha instalado una mesa de diálogo nacional para superar esa crisis, en la que la Conferencia Episcopal, mediadora y testigo de ese proceso, ha hecho esfuerzos por acercar posiciones entre las partes.

Ortega dijo que su Gobierno ha empeñado todo su esfuerzo por recuperar “el derecho a la paz y a la estabilidad”.

 Ramiro Ortiz: “Busquemos una salida pacífica y rápida a esta crisis”

Mientras Ortega ofrecía este discurso, se registraba un tiroteo en una multitudinaria marcha de la ciudadanía “autoconvocada” para apoyar a las madres de los muertos durante las protestas contra el gobierno. Grupos progubernamentales atacaron la marcha.