•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Dennis Martínez rechazó hoy el uso del estadio de beisbol que tiene su nombre para promover actos de violencia y demandó al gobierno que, por respeto a él, deje de utilizarse para esos propósitos.

"Me duele saber que el estadio nacional que lleva mi nombre se esté ocupando para fines de violencia, afectando a mis hermanos nicaragüenses. (El estadio es) un lugar donde yo soñaba para que los nicaragüense nos reuniéramos a disfrutar del deporte, que llevo en mi corazón", dijo Martínez en un comunicado enviado a El Nuevo Diario.

Miles de personas que ayer participaron en Managua en una marcha organizada por las Madres de Abril, denunciaron que desde el estadio de beisbol Dennis Martínez comenzó un ataque a balazos de turbas junto a policías.

No es la primera vez que los ciudadanos denuncian que ese estadio, inaugurado en octubre del año pasado, ha sido el punto de origen de ataques armados de fuerzas policiales y parapoliciales.

El expelotero, quien es el lanzador latino con más triunfos en las Grandes Ligas, aclaró que él no tiene inejerencia en el uso que se le da al estadio de beisbol que tiene su nombre y al cual asistió cuando lo inauguraron, para lanzar la primera bola.

"Pero sí le pediría (al gobierno) que por respeto a mi persona, que me esforcé y llevé por muchos años sobre mis hombros representando a mi país con mucho orgullo, dejen de usarlo para esos fines (violencia), porque esos no son los valores y principios de mi persona", expresó Martínez.

En su comunicado, el expelotero envió sus condolencias "a todas las madres de Nicaragua y, en especial, a las que han perdido un ser querido, por lo trágico y doloroso de la situación de mi país. No es lo que una madre se merece, porque gracias a Dios por ellas estamos aquí".

El estadio de Beisbol Dennis Martínez es señalado de ser centro de operaciones de fuerzas parapoliciales. Nayira Valenzuela/END

La Policía Nacional reconoció hoy que 15 personas murieron ayer en diferentes ataques armados, ocurridos en Managua, Estelí, Chinandega y Masaya.

El Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (Cenidh), sin embargo, cuantifica 16 muertos.

Sobre la crisis en Nicaragua, Martínez llamó a frenar la violencia y exigió detener "el ciclo vicioso del poder".

Pobladores aseguran que desde el estadio Dennis Martínez se ejecutan ataques armados contra los protestantes. Nayira Valenzuela/END

"Tenemos que parar ese ciclo vicioso de poder para que no se repita más. Debemos de dar ejemplo a las nuevas generaciones que con mucho amor confían en nosotros para llevar a cabo sus sueños y metas", dijo Martínez.

"Basta ya de derramamiento de más sangre entre hermanos. Dios y nuestra madre, María, bendigan a Nicaragua", concluyó Martínez.