•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un total de 13 personas permanecían detenidas ayer en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), de los cuales seis eran promotores de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH). 

Karla Sequeira, asesora legal de la CPDH, contó que estas personas fueron detenidas junto a dos conductores que los acompañaban el miércoles mientras realizaban un trabajo de campo en la ciudad de Rivas, al sur del país.

“Ellos iban a comenzar a recabar información sobre unos desaparecidos, queríamos corroborar si esas personas habían cruzado la frontera, pero justo antes de empezar su labor, fueron capturados por soldados del Ejército y entregados a oficiales de la Policía de Rivas, donde permanecieron todo el día”, refirió Sequeira.

De acuerdo con la fuente, el grupo de promotores era liderado por Jaime Ramón Ampié Toledo, representante de la organización en la ciudad de Boaco; y quien se hacía acompañar de sus hijos Jaime Ramón Ampié Mendoza, de 16 años; Juan Francisco Ampié Mendoza, de 17 años; Reynaldo Antonio Lira Luque, William Efraín Picado Duarte y Julio José Ampié Machado. Junto a ellos fueron capturados los taxistas Francisco Solís y Moisés Montoya.

“Cuando llegan a Rivas, nosotros como CPDH nos hicimos presentes para explicar que estaban haciendo un trabajo de nosotros. La Policía accedió a dejarlos libres, pero el jefe de Auxilio Judicial de Rivas dijo que no serían liberados, sin que se nos explicara bajo qué argumento se les retenía”, explicó Sequeira.

Vincularlos a muerte

La abogada comentó que han podido averiguar que el grupo estaría siendo retenido porque pretenden ligarlos al fallecimiento de una persona durante un enfrentamiento ocurrido entre manifestantes que mantienen un tranque en Boaco y simpatizantes sandinistas de la localidad.

Por su parte, Marcos Carmona, director de la CPDH, recordó que Ampié denunció públicamente que había recibido amenazas de muerte y catalogó la detención de este grupo de promotores como un acto intimidatorio.

La detención de los miembros de la CPDH ha sido denunciada ya ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.