•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas Reyes, renunció a ese poder del Estado, informaron en un comunicado conjunto el Gobierno de Nicaragua y la Organización de Estados Americanos (OEA), organismo continental “que continúa trabajando para fortalecer la institucionalidad en el país”, según dice el comunicado.

“El Gobierno de Nicaragua, reiterando su voluntad de continuar trabajando por el fortalecimiento de la institucionalidad, confirma la renuncia del presidente del Consejo Supremo Electoral, Dr. Roberto Rivas, y está pendiente de las decisiones que conforme Ley corresponden adoptar a la Asamblea Nacional”, dice el comunicado de la OEA.

 EE. UU. y UE condenan represión

Desde el pasado 7 de febrero, el Poder Legislativo restó funciones a Rivas mediante una reforma a la Ley Electoral. En ese momento, la bancada del Frente Sandinista, que tiene más de dos tercios de los votos en el plenario parlamentario (70 diputados de 91), votó para trasladarle la representación legal y las facultades administrativas del CSE al vicepresidente Lumberto Campbell, lo que dejó sin funciones elementales a Rivas.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a Roberto Rivas el pasado 21 diciembre, aplicándole la Ley Global Magnitsky e incluyéndolo en una lista internacional de personas vinculadas a actos de corrupción y violación de derechos humanos.

Corresponde a la Asamblea Nacional nombrar al sustituto de Rivas.

 ​​Más de 100 muertos en protestas

“Es de público conocimiento que, en el marco de los trabajos en curso entre el Gobierno de Nicaragua y la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), una de las áreas prioritarias viene siendo la de la reforma del sistema electoral y la de generar los mecanismos necesarios en este sentido”, sostiene el comunicado divulgado este jueves por la OEA.

La OEA y el Gobierno de Nicaragua “han venido trabajando aspectos relativos a la configuración y composición del Consejo Supremo Electoral (CSE) como soporte institucional fundamental para las garantías electorales y para elecciones libres, justas, democráticas y transparentes”, agrega el comunicado.

 ​​“Amnistía no va a parar hasta que el Gobierno de Nicaragua no pare esto”

Para la OEA, la renuncia de Rivas es “una señal hacia la recomposición de la confianza y la armonía democrática en el país”.

Una de las demandas de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que hasta la semana pasada mantuvo un diálogo con el Gobierno, es la reestructuración del CSE y reformas a la Ley Electoral.