•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un grupo de exjefes de Estado y de Gobierno de América Latina y España pidió hoy a la OEA y al Grupo de Lima adoptar medidas de urgencia ante los "graves atentados" contra la democracia en Nicaragua y Venezuela, con el fin de proteger a las víctimas de dos "regímenes opresores de igual signo".

En una nueva declaración, la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), formada por exgobernantes en defensa de la democracia en la región, destaca la existencia de una "coincidencia" de hechos contra la democracia, el Estado de derecho y los derechos humanos en Nicaragua y, "de modo más agravado", en Venezuela.

Diálogo, solo con garantías internacionales

Respecto a Nicaragua, se solidariza con las víctimas de la represión de las protestas sociales y demanda de nuevo "el cese de la represión gubernamental, la libertad de los presos políticos, y el estricto respeto por la vida e integridad personal de quienes ejercen sus libertades de manifestación, de expresión y de prensa".

Los exgobernantes "hacen propias" las conclusiones de las observaciones preliminares de la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a Nicaragua sugerida por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Agregan que "la realidad antidemocrática de la que son víctimas los nicaragüenses se sostiene y agrava en el marco de tácticas de apertura y diálogo por parte del régimen que muestran una estrategia orientada al debilitamiento de las manifestaciones empeñadas en lograr el respeto de las libertades democráticas y la garantía efectiva de los derechos humanos".

"Pedimos a los gobiernos integrantes de la OEA y del Grupo de Lima realizar una consideración de los graves atentados que tienen lugar contra la democracia, el Estado de derecho y los derechos humanos bajo el régimen Ortega-Murillo en Nicaragua, adoptando, además, las medidas de urgencia que se correspondan con la urgente protección de sus víctimas".

Fotos: Día de las Madres sangriento

La declaración está firmada por Oscar Arias, Laura Chinchilla, José María Figueres y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica), Nicolás Ardito Barletta y Mireya Moscoso (Panamá), José María Aznar y Felipe González (España) y Belisario Betancur, Álvaro Uribe y Andrés Pastrana (Colombia).

También son firmantes Felipe Calderón y Vicente Fox (México), Fernando de la Rúa (Argentina), Eduardo Frei (Chile), Osvaldo Hurtado y Jamil Mahuad (Ecuador), Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti (Uruguay), Jorge Tuto Quiroga (Bolivia) y Juan Carlos Wasmosy (Paraguay).