•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ONU instó hoy al Gobierno nicaragüense a permitirle el acceso al país para recabar información sobre la violencia y las muertes registradas durante las protestas y poder verificar las denuncias sobre violaciones de derechos, desapariciones, torturas y detenciones arbitrarias.

"Reiteramos nuestra solicitud hecha el pasado 7 de mayo a las autoridades nicaragüenses para que nos garanticen acceso inmediato al país, para que podamos (...) recabar de primera mano información sobre lo que ocurrió durante las protestas y promover medidas para prevenir más violaciones de derechos humanos", señaló en rueda de prensa la portavoz Liz Throssell.

El hijo de un policía muere en manifestación

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU no tiene acceso a Nicaragua desde el año pasado.

La portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos señaló en la rueda de prensa bisemanal de la ONU en Ginebra que el organismo se encuentra "consternado" por la violencia continuada en Nicaragua, que esta semana ha dejado al menos 16 muertos y más de cien heridos.

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica que ha causado al menos cien muertes desde el 18 de abril pasado y dejado unos mil heridos.

La crisis tuvo como detonante diversas manifestaciones en contra de unas reformas a la seguridad social, pero las protestas continuaron tras la no implementación de las reformas debido a la violencia de la represión.

Throssell recalcó que las informaciones disponibles indican que muchas de las víctimas y heridos en las protestas "fueron disparados por fuerzas policiales y grupos armados pro-gubernamentales".

Más de 100 muertos en protestas

De acuerdo con Throssell, la mayoría de las protestas "son pacíficas". La portavoz se mostró además "extremadamente preocupada" por la detención de seis defensores de derechos humanos, entre ellos dos adolescentes, cerca de la frontera con Costa Rica el 30 de mayo.

En este sentido, instó a las autoridades nicaragüenses a liberarles sin retraso y garantizarles todas las salvaguardas legales, incluido el acceso a abogados, además de respetar la "absoluta prohibición de la tortura y los malos tratos".

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU también está preocupada por informaciones continuadas acerca de amenazas de muerte, actos de violencia e intimidaciones a periodistas, estudiantes y miembros de la Iglesia Católica, entre otros en Nicaragua, dijo Throssell.

La ONU, afirmó, saluda que el Gobierno de Daniel Ortega haya aceptado una investigación de un grupo de expertos independientes que creará la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Sin embargo, considera "profundamente lamentable" que Managua no cumpla sus obligaciones internacionales a la hora de proteger a los manifestantes pacíficos de la violencia y no garantice la rendición de cuentas por el uso ilegal de la fuerza.

Estados Unidos y Unión Europea condenan represión

Por todo ello la portavoz instó a las autoridades a iniciar una "investigación eficaz, pronta e imparcial sobre todas las alegaciones de graves violaciones de derechos humanos que han ocurrido en las últimas semanas".

Estas denuncias incluyen informaciones sobre "asesinatos, torturas, desapariciones y detenciones arbitrarias" que se cometieron presuntamente después de la última visita de la CIDH al país en mayo pasado.

"Es esencial que los responsables de estas graves violaciones de derechos humanos rindan cuentas y que las víctimas y sus familiares reciban una respuesta eficaz, lo que incluye un acceso igualitario y efectivo a la Justicia", enfatizó Throssell.