•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El movimiento “Madres de Abril” repudió hoy los asesinatos que ocurrieron el 30 de mayo, día de las madres en Nicaragua y hacen un llamado al sector privado a que declare un paro nacional, pues según ellas esta sería una medida de presión contra el Gobierno.

La “madre de todas las marchas”, una movilización multitudinaria en apoyo a las madres de las víctimas durante las protestas fue atacada por grupos armados afines al Gobierno y agentes policiales, el pasado 30 de mayo.

 Lea: La ONU urge a Nicaragua a permitirle acceso al país ante violencia continuada

“Repudiamos lo que sucedió ese día, nos sentimos indignadas como familias dolientes que ese día otras madres se sumaron a este dolor, a ese luto nacional”, dijo Graciela Martínez, hermana de Juan Carlos López Martínez, asesinado en Ciudad Sandino el 20 de abril pasado, mientras los protestantes eran dispersados por la Policía.

Junto con Martínez, otras ocho personas miembros del movimiento, entre ellas esposas, madres y abuelas de quienes fueron asesinados durante las protestas de Nicaragua, expresaron su rechazo a los ataques violentos sufridos ese día, tanto en Managua como en otros departamentos del país que dejaron al menos 16 fallecidos.

 De interés: El hijo de un policía muere en manifestación

Amanda López de Gahona, la madre del periodista Ángel Gahona, asesinado en Bluefields el 21 de abril, manifestó que nunca pensaron que irrespetarían el dolor de las madres y de las familias nicaragüenses que fueron a apoyar la marcha, y añadió que no se habían pronunciado antes por “por el dolor de las madres que se agregan al movimiento”.

“Hoy les decimos a esas madres que perdieron a sus hijos ese día, estamos con ustedes, el movimiento de las madres las va a acoger, las esperamos para que pidan justicia por las muertes de sus hijos”, expresó por su parte Martínez.

 Además: Más de 100 muertos en protestas

Asimismo, las madres agradecieron el apoyo y el cariño de la gente que se desbordó masivamente a la marcha, convocada para mostrar respaldo a las familias de las 83 personas que habían sido asesinadas hasta ese momento.