•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“La muerte de mi hijo fue dirigida, porque está muy raro ese accidente”, denunció la exteniente María Teófila Aráuz, quien fue despedida de las filas de la Policía Nacional por publicar en las redes sociales la canción: ¡Que vivan los estudiantes!

La exteniente aseguró que recibió una llamada en horas de la madrugada de ayer, en la que le informaron que su hijo, Adolfo Enrique Castellón, había sufrido un accidente de tránsito y que una mujer en estado de ebriedad provocó la colisión.

“Le pregunté cómo estaba mi hijo y me dijeron muerto. Me impresioné y fuimos al lugar. Vi el carro desbaratado y él (Adolfo Enrique) estaba acostado dentro del carro y cubierto con un trapito”, expresó Aráuz.

La expolicía mencionó que le avisaron que una señora estaba acostada en una camilla de la Cruz Roja y no ameritaba trasladarla a algún centro asistencial. 

Refirió que la persona que provocó el accidente supuestamente era trabajadora de la Asamblea Nacional y otros mencionaron que es una ciudadana salvadoreña, pero a la Policía no le dijeron nada y más bien la vieron con desprecio.

Quiere irse del país

“Temo que me vaya a pasar algo, porque he visto pasar camionetas y motos raras como las que aparecen en los medios y lo que pasó a mi hijo es raro… Lo que pido a los organismos internacionales es que me ayuden a irme a otro lado, porque me siento desprotegida”, aseguró la expolicía.

Aráuz recordó a su hijo como una persona trabajadora porque buscaba cómo traer el alimento al hogar, después que perdiera su trabajo en la Policía.

“Todo es culpa del jefe de la Policía de Ciudad Sandino porque fue él quien me despidió y humilló. Mi muchacho era el único sustento del hogar”, afirmó la exteniente. 

Adolfo Enrique Castellón, de 27 años, será sepultado en horas de esta mañana en el cementerio de Las Jagüitas.