•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La situación de violencia en varias ciudades de Nicaragua se volvió crítica en los últimos días, y entre el miércoles y el sábado murieron al menos 23 personas por la represión y los enfrentamientos entre policías, grupos afines al Gobierno y protestantes.

 Cinco mueren en Masaya

Las acciones violentas ocurrieron más en las ciudades de Managua, Masaya, Chinandega y Estelí.

Desde el pasado 18 de abril, cuando iniciaron las protestas contra el Gobierno, al menos 111 personas han perdido la vida, según reportes de organizaciones defensoras de derechos humanos.

En Managua se confirmó la muerte del ciudadano estadounidense Sixto Henry Vera, de 48 años. Un comunicado publicado por el Instituto de Medicina Legal detalla que “se determinó que la muerte fue violenta y desde el punto médico legal, la manera de la muerte fue homicida”.

Ejecución en Masaya

Otras cinco muertes ocurrieron en la ciudad de Masaya este sábado, durante un enfrentamiento entre la policía acompañada de simpatizantes sandinistas contra pobladores que mantenían una barricada en el barrio San Miguel para evitar saqueos.

 Embajada confirma la muerte de estadounidense en Nicaragua

La primera víctima fue identificada como Donald Ariel López Ruiz, de 22 años, quien habría sido ejecutado por una agente policial que le dio el alto, lo encañonó y luego le hizo dos disparos al pecho, informó la Asociación Nicaragüense pro Derechos Humanos (ANPDH).

Otras cuatro personas también murieron por disparos de arma de fuego, entre ellos Junior Gaitán, de 15 años.   

Día funesto

La mayor cantidad de fallecidos, 16, se registró el miércoles 30 de mayo. Ese día en Managua hubo nueve muertos, por los disparos a la marcha en solidaridad con las madres de las víctimas de las protestas de abril y mayo, en las inmediaciones de la Universidad Nacional de Ingeniería.

 Adoquines, piedras, morteros y ramas de árbol, así protegen a Masaya ante un nuevo ataque

En Estelí hubo cuatro fallecidos, otro en Masaya y dos en Chinandega.

Un joven, herido de bala en la marcha del miércoles 30, murió el viernes en el hospital. Ese mismo día apareció en la morgue un joven que también había sido baleado el miércoles.