•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con lágrimas y expresiones de un dolor profundo, el exmayor del Ejército de Nicaragua, Eduardo Morazán prometió ante el ataúd de su hijo seguir en las calles con su familia exigiendo justicia y libertad.

 Cinco mueren en Masaya

El hijo del exmilitar, Jonathan Morazán Meza, de 23 años, es una de las 11 víctimas de la masacre del pasado 30 de mayo en Managua, cuando policías y fuerzas paramilitares dispararon a una marcha de ciudadanos.

“Jonathan, seguiremos en las calles exigiendo justicia porque tu sangre y las de los otros nicaragüenses asesinados contigo no será derramada en vano”, prometió Eduardo Morazán junto al féretro momentos antes de que su hijo fuese depositado en su última morada.

 Motorizados matan a estadounidense

El rector de la Universidad Pablo Freire, Adrián Meza, tío del universitario que recibió el impacto de bala en la cabeza, calificó de “caterva de criminales” a quienes dispararon contra la multitudinaria manifestación pacífica.

Comparó a quienes perpetraron la masacre, con los guardias somocistas, recordados por la crueldad de sus acciones contra la población.

Respondió la enfermera

Jonathan Morazán Meza, quien cursaba el tercer año de administración de empresas, recibió un impacto de bala en el cráneo cuando estaba cerca de la Universidad Centroamericana, UCA, con varios de sus compañeros, aseguró una amiga de la familia.

 Jóvenes protestantes van a la OEA

“Él andaba con sus compañeros de la universidad y con su mamá, Josefa Esterlina Meza; como todo joven él iba con sus amigos y ella con nosotros los adultos. Cuando terminó la marcha nos comenzábamos a llamar a los teléfonos celulares, pero él no contestó. Más tarde, una enfermera del hospital Vivian Pellas contestó el teléfono y le dijo a su mamá que él estaba herido”, recuerda la amiga de la familia.

A la madre, Josefa Esterlina Meza, le dijeron que su hijo solo tenía un diez por ciento de posibilidades de sobrevivir porque el disparó que recibió en la cabeza era letal.

Esas mínimas posibilidades de vida se apagaron a las diez de la mañana del viernes 1 de junio, cuando el corazón de Jonathan Morazán dejo de latir. El joven universitario cursaba administración de empresas.