•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Diriá, ciudadanos que mantienen un tranque se enfrentaron con simpatizantes sandinistas por más de tres horas la noche del viernes y la madrugada del sábado.

Los disturbios empezaron cuando el dirigente sandinista Carmen Narváez secuestró al joven Ricardo Castillo, miembro del Movimiento Pueblos Unidos Diriomo-Diriá, denunciaron los protestantes.

 Cinco mueren en Masaya

Tras el rescate del joven, se produjo un enfrentamiento entre ambos bandos con un saldo de seis personas heridas, las cuales fueron atendidas en los puestos médicos habilitados en las cercanías del tranque.

Horas antes del incendio, los trabajadores de la Alcaldía sacaron documentos e inmuebles del edificio

Además, la Alcaldía de Diriá, la casa municipal del Frente Sandinista y un hotel propiedad de Carmen Narváez fueron quemados.

Según Rodríguez, la alcaldía fue quemada por trabajadores sandinistas, mientras que el hotel agarró fuego cuando su propietario intentaba lanzar una bomba molotov a los jóvenes.

En horas de la madrugada los templos católicos de Diriomo y Diriá sonaron las campanas para advertir a los pobladores, quienes también sonaron cacerolas.

Heridos a Jinotepe

El sábado hubo enfrentamientos en el municipio La Concepción, Masaya. Los atacantes fueron dirigidos por funcionarios de la alcaldía, según los pobladores.

 Exmayor del Ejército exige justicia por su hijo

El joven Wilmer Calero fue trasladado por el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Carazo hacia la clínica Harmim, con machetazos en su humanidad. Testigos denunciaron que turbas de la Juventud Sandinista atacaron en la zona.

Somoto: queman negocios

La comerciante estiliana Isabel Talavera, quien rentaba un local en el centro de la ciudad de Somoto, fue rescatada después que sujetos desconocidos le prendieron fuego a su negocio de ropa en la madrugada, porque había gorras y camisetas de colores azul y blanco que ella misma confeccionaba.

 Motorizados matan a estadounidense

La madrugada de este sábado también intentaron incendiar la casa de Neyda de Briceño, en Somoto, pero los moradores lograron apagar el fuego a tiempo. Vecinos dieron persecución a un individuo, pero no le dieron alcance porque supuestamente se introdujo a la casa del gobernante FSLN, a cuatro cuadras del lugar del conato de incendio.