•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al sur de Managua está ubicado el departamento de Carazo, caracterizado por su clima agradable, sus genuinas expresiones culturales y por la tradición futbolística, en el caso de Diriamba. 

Desde el 19 de abril, cuando su cabecera departamental, Jinotepe, dio el primer paso en rechazo a las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, con una marcha que pretendía llegar hasta las instalaciones del INSS departamental, y que fue impedida por grupos afines al gobierno, la vida en Carazo ya no es la misma.

“Empezamos como 30 chavalos y a medida que avanzábamos, esa primera marcha creció increíblemente. Nos bloquearon la pasada y luego intentaron sofocarnos, pero nos fuimos a terminar la marcha al parque de la universidad, donde se cantó el Himno Nacional”, señaló una de las dirigentes del movimiento. 

Exmayor del Ejército exige justicia por su hijo

El viernes 20 comenzaron a resguardarse en el atrio de la iglesia, donde el padre Juan de Dios García les dio espacio, según la joven que prefiere omitir su nombre por razones de seguridad. El 20 de abril se pronunció Diriamba con una marcha multitudinaria que terminó en enfrentamiento campal cuando se dirigían en caravana hacia Jinotepe y les fue impedido el paso en Dolores.

“El sábado 21, el padre Juan de Dios García habló con el alcalde de Jinotepe, Mariano Madrigal y con el comisionado Argueta, para que no hubiese enfrentamiento, porque en las marchas participan personas mayores”, prosiguió.

La joven  relató que se delimitaron áreas para cada grupo. Se acordó que la concentración azul y blanco terminaría su actividad a las 6 de la tarde, pero a las 5:45 la marcha fue atacada y se produjo un enfrentamiento. “Ese día se quemó el zonal del FSLN en condiciones extrañas”, añadió la manifestante.Vista de Carazo. Óscar Acuña/END

Mientras eso sucedía en Jinotepe, en Diriamba también hubo un enfrentamiento que inició a eso de las 3:30 de la tarde, cuando fue atacada la marcha azul y blanco, dando paso a una batalla campal que culminó con la quema del edificio de la Alcaldía.

Desde entonces, no se habían reportado enfrentamientos hasta el 28 de mayo, cuando estudiantes se tomaron el Instituto Manuel Hernández, lo que provocó disturbios que terminaron con el saldo de dos heridos de bala.

San Marcos ha tenido sus marchas, El Rosario, La Conquista, Santa Teresa, en Jinotepe a diario hay algún tipo de protesta, como tranques, marchas y veladas culturales, mientras que en Diriamba los fines de semana se organizan marchas con gente de todo el departamento.

Impacto

Desde que iniciaron las protestas, nada ha vuelto a ser igual en ambas ciudades y por ende en los demás municipios del departamento.

En el sector comercio, los vendedores reportan bajas en las ventas, también señalan que hay desabastecimiento por los tranques, lo cual se ha estabilizado gracias a que levantaron el que estaba ubicado en las 4 Esquinas y solo se ha mantenido el del Colegio San José, a la entrada de Jinotepe.

“La primera semana de tranques fue dura, porque los perecederos no nos estaban llegando y teníamos escasos muchos productos, entre ellos los guineos. El queso se puso por las nubes y la gente empezó a dejar barridas las distribuidoras y supermercados, pensando que vendría un paro que nos dejaría sin nada”, señaló la comerciante Ángela Pérez.

Adolescente asesinado en Masaya rogó por su vida de rodillas, dice ANPDH

Añadió que Gracias a Dios después de que los dueños de mototaxis quitaron el tranque, se ha facilitado la entrada de productos. “Las marchas han seguido pero todo en orden”, dijo.

Karelia García, propietaria del Centro Comercial Gutiérrez, en Diriamba, indicó que la crisis, que no solo se vive en Carazo sino en el país entero, les ha golpeado fuertemente, porque las tiendas ubicadas en el edificio que construyeron con un préstamo que aún deben, se retiraron.

“En el centro comercial han cerrado tres negocios. El restaurante Tati Café cerró la semana pasada porque no estaban vendiendo lo suficiente para mantener los costos. Al local de Pollos Fritos les pasó lo mismo, no aguantaron. La tienda de ropa no pudo pagar el alquiler. Arriba tenemos una óptica que pidió un reajuste al costo de alquiler porque tampoco están teniendo ingresos suficientes”,  dijo García.

Una protesta en Carazo.Oscar Acuña/END

Señaló además que un préstamo grande en el banco por el cual pagan 1,560 dólares mensuales, ahora no cree que puedan cumplir, por las tiendas que se fueron.  “Por otro lado, nosotros tenemos una pizzería y no nos ha afectado la crisis, la gente está comprando normal, el problema es con algunos productos, porque ciertos distribuidores no vienen por los tranques, pero no nos quejamos. Es duro pero apoyamos la lucha”, dijo García.

Por su parte, la joven estudiante de periodismo María Fernanda Rojas señaló que “Carazo ya no es el mismo desde el 18 de abril, desde entonces ha habido un sinfín de protestas, tranques y mucha sangre derramada. En las calles de Carazo, se respira miedo, ansiedad y dolor. La crisis sociopolítica que vive el país; nos ha traído luto y mucha sed de justicia”. 

La joven añadió que en el sector transporte, los buses han estado escasos y por ende, muchas veces la ciudadanía tiene que buscar por su cuenta, cómo transportarse hasta sus centros de trabajo.  “Todo Carazo al igual que Nicaragua entera está luchando por la democratización del país y justicia para todos nuestros hermanos caídos”, subrayó.

Incremento en pasaje

En Diriamba y Jinotepe fueron los transportistas quienes iniciaron los tranques. Los conductores de taxis retuvieron el  tráfico en la entrada de Jinotepe, exactamente en el Colegio San José, donde permanecieron hasta lograr que el alcalde les aprobara un incremento del 50% del costo del pasaje, pasando de 10 a 15 córdobas por carrera.

“Al inicio el pueblo apoyaba a los taxistas, pero ellos nos traicionaron, porque negociaron con el alcalde y al final los perjudicados fuimos los que estuvimos al lado de ellos, así que ahora muchos preferimos caminar, porque no es justo. Así que los jinotepinos estamos enfrentando el alza”, dijo Jimmy Bendaña Zeledón.

Un cadete de mototaxi manifestó que a raíz de las protestas ha modificado su horario de trabajo, por la poca afluencia de pasajeros. 

“Nosotros no quisimos subirle al pasaje, pero en lo personal he visto que hay menos gente en la calle. Antes yo salía a trabajar a las 9 de la mañana, ahora estoy saliendo a las 5:30 para poder ganar el día y ando hasta la noche, porque está duro esto”, manifestó.   

El joven Nelson Guadamuz compartió que “la vida en Carazo está siendo muy difícil después de que iniciaron las protestas, debido a que hay mucha tensión, hay demasiada desinformación y la gente vive en incertidumbre. Hasta el momento no ha habido muertos, pero sí hay heridos.

El pueblo de Diriamba logró defender su ciudad y su gente, acorralaron a quienes los atacaron. Hay zozobra, ya en las paradas de buses no hay filas, los estudiantes no vamos a las universidades, la gente no va casi a Managua, las marchas se han efectuado tranquilamente, al margen de intentos de ataques, por dicha no hay heridos ni fallecidos”. 

El papa Francisco lamenta la violencia en Nicaragua

“Es difícil poder contar todo lo que ha cambiado, ahora ya los problemas de hace un mes y medio no son los mismos, ya no nos preocupamos por los exámenes o cómo vamos a ajustar el pasaje para ir a la universidad. Ahora lo que nos preocupa es cuándo va a terminar todo esto, qué va a pasar después, cuándo nos van a atacar o cuántos muertos va a haber. Como caraceños no esperábamos que iba a pasar esto, fue sorpresivo, creo que no estábamos preparados pero el pueblo despertó”, concluyó.

Hasta el momento los tranques continúan en Carazo, lo que no es bien visto por todas las personas. El transporte de carga internacional que pasa por este tramo de la carretera Panamericana ha pasado hasta dos días varado, no obstante, la mayoría de conductores de los furgones han apoyado a los estudiantes que son los que han mantenido la vía cerrada. 

Algunos ciudadanos no están de acuerdo en que no les permitan la libre circulación, sin embargo, la posición de quienes mantienen el tranque que se intensificó luego del ataque a la marcha de las Madres de Abril en Managua, es que lo sostendrán como medida de presión contra el Gobierno. La vida académica funciona a medias, las universidades están cerradas; solo trabajan los colegios públicos y la asistencia de estudiantes no está a toda su capacidad.