•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un adolescente asesinado ayer en Masaya rogó -de rodillas- por su vida ante un policía, pero al final lo mataron de un balazo en el tórax, denunciaron hoy un organismo defensor de los derechos humanos y un sacerdote.

"El adolescente se puso de rodillas y rogó por su vida, pidió que no lo mataran", denunció Álvaro Leiva, secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos (ANPDH), quien ayer estaba en Masaya.

La versión ha sido confirmada por el párroco de Masaya, Edwin Román.

Protestantes ayer, en Masaya. EFE/END

De acuerdo con lo denunciado, Junior Gaitán, el adolescente asesinado ayer, al ser capturado, primero se puso de rodillas, luego rogó para que no le dispararan, pero un policía habría jalado el gatillo.

Leiva y Román brindaron hoy estas declaraciones a las afueras de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), en Managua, adonde se trasladaron para pedir información por las personas detenidas en Masaya y que han sido trasladadas a las celdas de El Chipote.

El crimen del adolescente habría ocurrido frente a una iglesia.

Román y Leiva agregaron que ayer mismo, otra persona que murió a balazos, dijo al oficial que le disparó: "Si me vas a matar, matame". Después recibió el tiro.

La persona que dijo esto antes de morir de un disparo es Donald Ariel López, de 27 años, cuyo cuerpo quedó tirado en la calle de Masaya, ensangrentado.

Leiva, por otro lado, dijo que hay unas 30 personas desaparecidas tras los ataques, ayer en Masaya.

Después del medio día, la Policía Nacional liberó a 12 personas que mantenía en la DAJ.

Masaya, por otro lado, permanecía sitiada ayer y hoy ha amanecido con barricadas en sus principales avenidas, levantadas por pobladores que temen ataques armados.

También hay vidrios rotos en distintas calles. Los habitantes han tomado esa decisión para evitar el ingreso de vehículos de los cuales podrían atacarlos.

Los protestantes en Masaya levantaron más barricadas. EFE/END

Las protestas en Nicaragua han dejado a más de 100 personas muertas de forma violenta.

Organismos internacionales como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y Amnistía Internacional han denunciado al Estado de Nicaragua de cometer represión en contra de las protestas.

Hasta el momento, el Estado no ha respondido a los informes emitidos por la CIDH y Amnistía Internacional.