•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los enfrentamientos continuaron este domingo en el centro de Masaya, la ciudad más golpeada por los ataques de policías y grupos de civiles armados afines al Gobierno, desde que iniciaron las protestas el 18 de abril. La ciudad está  devastada y sin comunicación por carretera con otros departamentos.

Los pobladores de Masaya incrementaron la cantidad de barricadas para proteger a los manifestantes de la comunidad indígena de Monimbó, en el centro de la ciudad, que han sido atacados por fuerzas policiales y parapoliciales desde el sábado, según alegatos de los pobladores, lo que ha causado la muerte de al menos cinco personas, según organismos de derechos humanos.

Los monimboseños describen la ciudad como aislada, desolada y devastada, por la destrucción de edificios, locales comerciales, calles llenas de piedras y negocios saqueados.

“El ataque persiste en horas de la mañana de hoy (domingo) y las calles están desoladas, pero eso no significa que bajemos la guardia; al contrario, la población está activa y ahora más que nunca vamos hasta el final”, dijo uno de los pobladores entrevistados en las afueras de El Chipote, una cárcel en Managua, adonde llegó a reclamar la libertad de un familiar capturado por la policía el sábado.

Una barricada que se levantó en Nindirí cerró la comunicación vial de Masaya con la ciudad de Managua. Orlando Valenzuela/END

En la Catedral de Managua se realizó una colecta de víveres y otras ayudas para los pobladores de Masaya, ante la crisis que enfrentan en esta ciudad.

El padre Edwin Román, párroco de la iglesia San Miguel de Masaya, afirmó que la situación en la ciudad está crítica desde el sábado, cuando las fuerzas de antimotines rodearon la casa cural. En el lugar, los pobladores improvisaron un puesto médico para atender a los heridos, quienes tenían quebraduras, golpes y heridas.

“En ese momento la parroquia san Miguel Arcángel, la casa cural y todo ese sector fue rodeada de antimotines. Fue un campo de batalla totalmente, ahí tuvo lugar la muerte de un joven, que una mujer policía lo ejecutó, le disparó su arma”, explicó el cura.

Barricadas en Nindirí

El bloqueo de las vías se extendió hasta la ciudad de Nindirí, a cinco kilómetros del centro de Masaya, donde una trinchera en el kilómetro 24 de la carretera a Masaya impedía el acceso de cualquier vehículo a la zona.

pobladores de Monimbó cuando participaban ayer en el entierro de una de las víctimas de los enfrentamientos del sábado. Cortesía/END

Un equipo de El Nuevo Diario no pudo ingresar el domingo a la ciudad, debido a que se le impidió el paso por Nindirí.

Masaya ha mantenido protestas desde la semana pasada en el centro de la ciudad y en la comunidad de San Juan de la Concepción, municipio de La Concepción.

Las organizaciones de derechos humanos aún no han precisado la cantidad de heridos en los enfrentamientos. 

“Ahorita no se puede pasar porque están los tranques y hay que resguardar la vida de los jóvenes que apoyan la causa”, dijo una mujer atrincherada en Nindirí.

Una de las principales calles de Masaya, usualmente muy transitada, luce ahora casi desolada y con las huellas de una cruenta batalla campal. Cortesía/END

La ciudad también tiene bloqueadas las vías que conducen hacia Catarina, Niquinohomo y otros pueblos, así como la carretera que va hacia la ciudad de Granada.

Liberan a 30 detenidos  en Masaya y El Chipote

Cerca de 30 personas fueron liberadas el domingo de las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, conocida también como El Chipote y de la cárcel  de la delegación de Masaya, tras gestiones de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) y el párroco Edwin Román, de Masaya.

Las personas fueron detenidas en el contexto de los enfrentamientos del sábado en Masaya, entre los que estaba Ericka Sánchez, quien atendía a los heridos en los disturbios, y otros que aseguraron haber sido detenidos por equivocación, porque circulaban en la zona de los enfrentamientos.

Familiares de los presos y activistas de derechos humanos se apostaron desde la mañana del domingo en las afueras de la DAJ, pero los detenidos fueron liberados hasta la 1:00 p.m., después que las autoridades policiales llegaran a un acuerdo con la ANPDH y el sacerdote Edwin Román.

Un grupo de ciudadanos de Masaya, al ser liberados ayer de el Chipote. Bismarck Picado/END

A eso de las 8:00 p.m. se llevó a cabo la liberación de los detenidos en la delgación de Policía de Masaya, siempre por la gestión de la ANPDH  y el padre Román. 

Los liberados en El Chipote tenían heridas y golpes visibles, pero afirmaron que no fueron maltratados dentro de la DAJ, sino que recibieron golpes de los agentes policiales de Masaya antes de ser trasladados a Managua.

De los liberados de la cárcel de Masaya también había heridos y golpeados.