•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Promotores de derechos humanos que fueron arrestados el pasado 30 de mayo y recluidos en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) se encuentran en buen estado de salud, así lo constató Heberto López, párroco de la iglesia  Nuestra Señora del perpetuo Socorro, en Boaco. 

López se presentó ayer en la mañana a la DAJ, donde ingresó para verificar el estado físico y de salud  Jaime Ampié, Reynaldo Lira, William Picado y Julio Ampié, promotores de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH) detenidos el 30 de mayo en Rivas, cuando hacían un trabajo para dicha organización.  

“El 31 de mayo nos dimos cuenta que ellos estaban acá”, dijo el párroco. Una hora después de haber entrado, salió y expresó que los cuatros ciudadanos estaban bien, sin señal de torturas o que hayan sido golpeados. 

Bien tratados

“Ellos me expresaron que los policías los han tratado bien”, afirmó López, quien agregó que los promotores hablaron sin temor o señal de que hayan sido amenazados para no hablar. 

Decenas de pobladores de Boaco y familiares de los detenidos también llegaron a la DAJ para exigir que los liberen. De acuerdo con una de las personas que conoce a los detenidos,  a los ciudadanos se les acusa de la muerte de un joven simpatizante del Frente Sandinista durante una trifulca que se produjo el 25 de mayo en tranque en la carretera, en la comunidad El Quebracho. 

“Fueron las misma turbas las que mataron a este muchacho, pero los quieren inculpar a ellos”, declaro el habitante de Boaco, que prefirió quedarse en el anonimato. 

Carla Sequiera, representante de la CPDH, explicó que los detenidos son promotores en el municipio de Boaco y el día que murió el simpatizantes sandinistas ellos fueron agredidos en el tranque de Boaco.