•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Masaya volvió a ser escenario de violentos enfrentamiento la noche del domingo y la madrugada del lunes que dejó como resultado la muerte de al menos cinco personas, entre ellas un policía.

Pobladores de algunos barrios denunciaron la presencia de drones y una avioneta que supuestamente roció una sustancia fétida en algunos barrios de la ciudad.

“Esto ya pasó el límite porque han enviado drones para ver cómo está la ciudad y por dónde pueden atacar. También una avioneta en el firmamento lanzó una sustancia que en minutos provocó mareos, vómitos y diarrea”, afirmó una pobladora de la comunidad indígena de Monimbó, que pidió el anonimato.

El Secretario Ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva, declaró que hay alegatos de una sustancia fétida esparcida en algunos lugares de la ciudad la noche del domingo, lo cual causó histeria colectiva en la población.

Dijo que están investigando en los territorios si en efecto una avioneta sobrevoló la ciudad.

62  Personas resultaron lesionados desde la noche del domingo hasta el mediodía de ayer en Masaya.

“Esperamos que en el proceso de investigación que hacen en el campo, no nos encontremos con hechos que trastocarían más la violación de los derechos humanos, de poner en peligro la salud pública de los ciudadanos”, comentó Leiva.

Cinco muretos

La ANPDH brindó un informe preliminar indicando que del 1 al 4 de junio han fallecido 10 personas en los enfrentamientos en Masaya y hay 10 desaparecidos.

La noche del domingo 3 de junio murieron cinco personas, de los cuales han sido identificados Carlos Erick López López, de 23 años, originario de Niquinohomo; Jason Alexander Putoy, de 22, habitante del barrio Óscar Pérez, Monimbó; y José Abraham Martínez, 22, de la Policía Nacional.

Representantes de la ANPDH y el padre Edwin Román, ayudados por ciudadanos, trasladaron a Niquinohomo el cadáver del profesor Carlos Erick López, de 23 años, quien falleció de un impacto de bala en el tórax, cuando apoyaba a la comunidad indígena de Monimbó en los enfrentamientos de la noche del domingo.

Los otros fallecidos entre el 1 y el 2 de junio, fueron Donald Flores, Donald Ariel López Ruiz, de 27 años; Rigoberto Carballo García, de 28; Eduardo José López Mendoza, de 37; y Junior Gaitán Hernández, de 15.

La ANPDH mencionó que entre las 10:00 P.M del domingo y el mediodía de este lunes se reportaron 62 lesionados, entre ellos un policía.

Los liberados

En tres misiones humanitarias de la Iglesia Católica y la ANPDH lograron la libertad de 67 personas, de las cuales 12 estaban en las cárceles de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote. Cuatro eran policías, entre ellos el hijo de un comisionado, que habían sido detenidos por los protestantes.

“Queremos aclarar y ratificar que hasta el día de hoy (lunes) lo que se da en Masaya es dolor, luto y sangre derramada de muchos ciudadanos masayenses, que fueron asesinados, ejecutados simplemente por protestar”, dijo Leiva.

En la comunidad Cruz Negra, Nindirí, hay tranques que impiden el paso a Masaya.

El Comité Cívico de Autodefensa de Masaya denunció en Nicaragua y el mundo “la masacre paulatina” a la que son sometidos habitantes de esa ciudad.

Un comunicado emitido por este comité denuncia “el lamentable estado de nuestra ciudad ante Nicaragua y el mundo para evitar continúen dándose ataques, saqueos y destrucción de nuestra querida ciudad”.