•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estados Unidos elaboró un proyecto de declaración de apoyo al pueblo de Nicaragua que podría ser presentado este martes al plenario de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), mostrando preocupación por los “disturbios sociales y violencia en las últimas semanas” en el país centroamericano.

El proyecto expresa su condena y exige “el cese inmediato de los actos de violencia, intimidación y amenazas dirigidos contra el público en general; y sus condolencias a las víctimas de la violencia reciente y a sus familias, así como su asolidaridad y apoyo al pueblo de Nicaragua”.

Estados Unidos también hace un “llamamiento al Gobierno de Nicaragua y otros actores sociales para que demuestren compromiso y participen constructivamente en negociaciones pacíficas con resultados claros que aborden los desafíos fundamentales del país, incluido el fortalecimiento de las instituciones democráticas y la celebración de elecciones libres, justas y oportunas, celebradas en un ambiente libre de miedo a la intimidación, las amenazas o la violencia”.

La discusión de este proyecto aún no está en la agenda del martes, pero se sabe que una comisión de la Asamblea de la OEA analiza un posible pronunciamiento sobre la crisis política en Nicaragua.

Gobiernos preocupados

Algunos gobiernos del continente americano manifestaron este lunes, durante el primer día de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), su preocupación por la violencia del gobierno nicaragüense hacia manifestantes que se han mantenido desde el pasado 18 de abril, y urgieron a las autoridades de Nicaragua a que se busquen soluciones pacíficas para acabar con la crisis que ya ha dejado 127 muertos y más de mil heridos.​

Sin embargo, el foco de esta cita en la OEA es Venezuela, porque Estados Unidos y otros seis países miembros de la organización propusieron desconocer las elecciones en Venezuela, y eventualmente suspender a ese país del foro regional por ruptura del orden democrático.

La versión oficial del Gobierno de Nicaragua durante el encuentro fue que este país está sumido “bajo ataque de la violencia delincuencial que han generado grupos políticos de la oposición”, según el representante nicaragüense Luis Alvarado, quien negó la existencia de grupos paramilitares afines al Gobierno, como han denunciado organismos defensores de los derechos humanos, nacionales e internacionales.

 Norteamérica

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, urgió al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a cumplir con “las demandas de los nicaragüenses que piden una reforma democrática e imputar a los responsables de la violencia”.

Pompeo afirmó que en Nicaragua “la Policía y grupos armados pro gobierno” han matado a docenas de personas “simplemente por protestar pacíficamente”.

Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo. EFE/END

Por su parte, la ministra de relaciones exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, enfatizó en que las muertes y el uso excesivo de la fuerza “son inaceptables”.

Centroamérica

Los representantes de los Gobiernos de Panamá y Guatemala fueron más neutrales al exhortar a una salida pacífica del conflicto que arriba hoy a los 48 días.

Mientras que la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell, urgió a las autoridades nicaragüenses a “cesar inmediatamente toda represión hacia los manifestantes”, además de parar con “la detención arbitraria de quienes participan en las protestas”.

Campbell también exhortó al Gobierno de Nicaragua a “restablecer las condiciones necesarias que permitan continuar con el diálogo mediado por la conferencia episcopal”.

Sudamérica

El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Faurie, condenó “la represión a ciudadanos que se manifiestan pacíficamente” y destacó que su gobierno conserva la expectativa de que el diálogo nacional pueda continuarse y “que haya un firme e inequívoco compromiso de todas las partes por afianzar la paz”.

Por su parte, el canciller de Chile, Roberto Ampuero, llamó a las autoridades de Nicaragua a “cesar los actos de fuerza” y aseguró que su país apuesta por que el diálogo nacional se retome y “alcance acuerdos y compromisos basados en el diálogo para una solución pacífica”.

También se pronunciaron por el cese de la violencia y la restitución de la paz los representantes de Perú, Brasil y Uruguay. Asimismo, los Gobiernos de Estados Unidos, Costa Rica, Colombia, Perú, Chile y Paraguay exhortaron al Gobierno de Nicaragua a que inicie con la implementación de las recomendaciones brindadas por la CIDH a partir de su visita in loco realizada en mayo.