•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cardenal emérito y exarzobispo de Managua (1970 al 2002), Miguel Obando y Bravo,  recibió ayer cristiana sepultura en una cripta ubicada en los predios de la Universidad Católica de Nicaragua (Unica), casa de estudios de la que fue rector fundador.

“Ahora que el padre celestial lo ha llamado, estoy seguro que en el cielo sigue rezando por nosotros, nuestra patria Nicaragua”, dijo durante una  homilía en la Catedral Metropolitana de Managua el obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez.

En el último adiós al cardenal Obando, quien falleció la madrugada del domingo, estuvieron presentes sus más cercanos amigos, entre los que destacaron el obispo de León, monseñor Bosco Vivas Robelo, y monseñor Eddy Montenegro. Este último trabajó cerca del fallecido cardenal durante los últimos 44 años.

“Su eminencia, a pesar que estaba enfermo hasta el último día que Dios lo tuvo con nosotros, siempre rezó el santo rosario”, recordó monseñor Montenegro, uno de sus más cercano colaboradores.

El sepelio del religioso se produjo cuando caía un torrencial aguacero en gran parte de la capital.