•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El “Proyecto de declaración de apoyo al pueblo de Nicaragua”, presentado ayer por los Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), ha sido aprobado esta mañana por la Comisión General de dicho organismo, confirmó a El Nuevo Diario Marcia Aguiluz, del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil).

Según Aguiluz, quien está en Washington, el proyecto de declaratoria se aprobó por consenso en la Comisión General de la OEA y por la tarde pasará a la cuarta sesión plenaria de la Asamblea General, en la cual será sometida a votación por los cancilleres.

Se espera que una versión idéntica a la aprobada por la Comisión General sea aprobada por la Asamblea General.

“Se podría abrir a discusión si algún canciller lo propone y la mayoría lo aprueba, pero es bastante improbable que ocurra”, aclaró Aguiluz.

La declaratoria condenaría y exigiría el “cese inmediato de los actos de violencia, intimidación y amenazas dirigidos contra el público en general” y llamaría al Gobierno de Nicaragua y otros actores sociales para que “demuestren compromiso y participen constructivamente en negociaciones pacíficas con resultados claros que aborden los desafíos fundamentales del país”, incluyendo el fortalecimiento de las instituciones democráticas y la celebración de elecciones libres, justas y oportunas.

Además, afirmaría la disposición de la OEA de brindar apoyo y asistencia en cuatro puntos: la implementación de un proceso de diálogo inclusivo, el establecimiento del Grupo Interdisciplinario Internacional de Expertos Independientes (GIEI), el despliegue de una misión de observación electoral antes de las elecciones y el fortalecimiento de las instituciones democráticas en Nicaragua.

Durante la sesión plenaria de la Asamblea General de ayer, algunos gobiernos del continente americano manifestaron su preocupación por la violencia del gobierno nicaragüense hacia manifestantes que se han mantenido desde el pasado 18 de abril, y urgieron a las autoridades de Nicaragua a que se busquen soluciones pacíficas para acabar con la crisis actual.​

También solicitaron que el Estado de Nicaragua adopte las medidas de la Comisión Interamericano de Derechos Humanos (CIDH), que visitó Nicaragua y emitió un informe criticando la represión.

La Cidh, en sus 15 medidas, icluye un cese a la represión contra los manifestantes.