•   manag  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Familiares de Edgard Guevara y Jonathan Morazán Meza, ambos asesinados el 30 de mayo cuando policías y fuerzas paramilitares dispararon a la marcha organizada por la organización Madres de Abril, interpusieron hoy la denuncia del caso ante el Ministerio Público, para formalizar el proceso legal.

Los familiares de Guevara y Morazán aseguraron que desconfían en que el Ministerio Público aplique justicia, pues señalan directamente a los grupos de choque del gobierno y la Policía Nacional como los perpetradores de la masacre, que dejó al menos 16 muertos el Día de las Madres en Nicaragua.

 Lea: ¿Quiénes son los paramilitares que atacan a los manifestantes en Nicaragua?​

Arely Guevara, hermana mayor del fallecido Edgard Guevara, comentó que no cree que el mismo gobierno se investigue, sin embargo quiere “dejar constancia de lo ocurrido” y espera que en el futuro se pueda encontrar a los culpables intelectuales y los hechores de la muerte de su familiar.

Por su parte, Josefa Meza, familiar de Jonathan Meza, también culpó a la policía y al gobierno y, mientras mostraba las radiografías de los proyectiles en el cuerpo de su familiar, señaló que solo gente entrenada y con la precisión de armas de guerra pudo hacer disparos tan certeros.

Jonathan Morazán Meza, quien cursaba el tercer año de administración de empresas, recibió un impacto de bala en el cráneo cuando estaba cerca de la Universidad Centroamericana (UCA), con varios de sus compañeros, aseguró una amiga de la familia.

 De interés: Ataque a Masaya deja cinco muertos más, dice ANPDH

Guevara Portobanco, de 38 años, fue herido a eso de las 5:00 p.m. y falleció por la noche en el hospital Bautista de Managua, dejando a tres menores en la orfandad, denunció Ericka Guevara Portobanco, hermana del fallecido.

Braulio Abarca Aguilar, abogado del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), dijo que hasta el momento no han recibido información de ninguno de los aproximadamente 25 casos de los cuales han interpuesto denuncias.

El 30 de mayo, Día de las Madres en Nicaragua, se ejecutó por la tarde un ataque armado en Managua, tras una masiva manifestación, dejando al menos a 8 personas asesinadas.

 Además: Masaya sufre nuevo ataque armado y pobladores denuncian uso de drones y avionetas​

Por la noche del mismo 30 de mayo, hubo otros ataques en Estelí, Chinandega y Masaya, dejando a otras ocho personas muertas a balazos.

Por lo sucedido, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), suspendió el reinicio de un diálogo nacional, en el cual son mediadores y testigos.