•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con señales de golpes y torturas aparecieron este martes los tres jóvenes que fueron secuestrados la noche del lunes en la carretera Norte, cuando regresaban a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), después de haber entregado víveres a manifestantes en Tipitapa.

Los jóvenes son: Bryan Miranda, Valeska Sandoval y Gretchell Miranda, quienes pertenecen al grupo de manifestantes atrincherados en la UNAN-Managua. Los secuestradores los dejaron en la cuesta El Plomo.

“Nos tiraron al suelo, todos estaban armados, tenían escopetas. Nos revisaron, nos subieron a la tina (de la camioneta) con las manos en la cabeza y lo empezaron a golpear a él (a Bryan)”, relató Valeska Sandoval, de 20 años, estudiante de Derecho de la UNAN-Managua.

Las jóvenes mujeres denunciaron que fueron desnudadas y manoseadas por los secuestradores. Orlando Valenzuela/END

Los estudiantes aseguran que son paramilitares quienes los secuestraron, los agredieron y los lanzaron en la zona de la cuesta El Plomo.

Los universitarios contaron que fueron interceptados en la carretera Norte, frente a la Fuerza Aérea, por unos 15 encapuchados que viajaban en dos camionetas doble cabina, a eso de las 7:30 p.m.

Otro joven estudiante, que era parte del grupo, logró escapar y denunció el rapto de sus compañeros en la UNAN-Managua unaLos universitarios contaron que fueron interceptados en la carretera Norte, frente a la Fuerza Aérea. Orlando Valenzuela/ENDs horas después.

Las torturas

“Uno de ellos dijo ‘juguemos un ratito, sacá el cortaúñas; quitale el pantalón’; entonces me quitaron los zapatos, me quitaron el pantalón y con el cortaúñas me arrancaron la uña”, afirmó Valeska.

A Gretchell Miranda uno de los paramilitares la agredió con una pistola eléctrica, mientras a Bryan Miranda lo golpearon durante todo el trayecto hasta el sitio donde los dejaron.

Las jóvenes denunciaron que los encapuchados las tocaron en diferentes partes del cuerpo y las amenazaron con violarlas.

“Nosotras estábamos llorando y uno de ellos me puso una pistola en la cabeza”, aseguró Valeska Sandoval.

Pobladores les ayudan

Los jóvenes relataron que los captores les interrogaron y les tomaron fotografías antes de abandonarlos en una zona solitaria. Los tres caminaron casi un kilómetro hasta llegar a una casa, donde un señor les regaló ropa e indicó el camino hacia la carretera a León.

Al salir, se encontraron con unos conductores de camiones que les prestaron un teléfono celular para contactar a sus compañeros de protestas que estaban en el recinto universitario.

El pasado 26 de mayo, un joven que también estaba protestando en la UNAN-Managua apareció muerto cerca de la cuesta El Plomo con signos de tortura. Este fue identificado como Keller Pérez Duarte, quien estuvo desaparecido cuatro días antes del hallazgo, según los estudiantes.

Los tres universitarios manifestaron que interpondrán una denuncia ante los organismos de derechos humanos.