•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz 1987, Óscar Arias, pidió a la comunidad internacional detener el comercio de armas hacia Nicaragua debido a su efecto en las protestas ciudadanas y la represión del Gobierno, que han cobrado más de un centenar de vidas en las últimas semanas.

"Los gobiernos que venden armas deben tomar pasos concretos para evitar que las transferencias de armas convencionales menoscaben la paz y la seguridad, y evitar el tránsito de esas armas a través de sus territorios", indica una carta enviada por Arias a Nobushige Takamizawa, presidente de la Cuarta Conferencia de Estados Parte del Tratado sobre Comercio de Armas.

 Lea: Denuncian ante Ministerio Público asesinato de ciudadanos en marcha de las madres

El Nobel de la Paz reconoce en la nota que "un factor elemental de la represión en Nicaragua descansa obviamente en la historia y el contexto específico de este país".

Sin embargo, agrega que "la forma violenta que el conflicto ha ido tomando es producto de un fenómeno global: el irresponsable e irrestricto flujo de armas pequeñas y ligeras a través de las fronteras".

"Este fenómeno tiene un efecto desproporcionado en los países subdesarrollados, y Nicaragua es su última víctima", asegura Arias.

 De interés: ¿Quiénes son los paramilitares que atacan a los manifestantes en Nicaragua?​

El expresidente costarricense dice en la carta que guarda la esperanza de que la comunidad internacional pueda aprender de las lecciones respecto a las consecuencias de la transferencia de armas y que los Estados miembro del Tratado "rindan honor a su compromiso".

"Esperanza, sobre todo, de que los países líderes de la producción de armas, hayan o no firmado el Tratado, reconsideren la deuda que tienen con la niñez mundial, no por una firma o por la existencia de legislación jurídicamente vinculante, sino porque ellos también son miembros de la raza humana", expresó Arias.

El Nobel de la Paz concluye que "todos nosotros tenemos la obligación de hacer lo que sea necesario para asegurar que las madres de Nicaragua, las madres de cualquier país afectado por la violencia armada no sufran más".

 Además: Ataque a Masaya deja cinco muertos más, dice ANPDH

Nicaragua cumple hoy 50 días de una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 127 muertos y más de un millar de heridos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Las protestas contra Ortega comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se han convertido en una reclamación que pide su renuncia entre acusaciones de abuso de poder, ejecuciones extrajudiciales y corrupción.