•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El senador republicano Marco Rubio, prometió a la Coalición Universitaria de Nicaragua, que Estados Unidos sancionará a los responsables de los asesinatos ocurridos durante las protestas en este país centroamericano.

Sosteniendo la bandera de Nicaragua y rodeado por cuatro representantes de la Coalición Universitaria y la sociedad civil nicaragüense, Rubio afirmó que espera recibir los nombres de los "abusadores".

"(Vamos a) esperar que lleguen en los próximos días los nombres de los abusadores que han cometido estos grandes delitos, que han asesinado... para sancionarlos a nivel personal", se comprometió Rubio.

El senador estadounidense y la Coalicióin Universitaria se reunieron en Washington, Estados Unidos.

Las protestas en Nicaragua comenzaron el 18 de abril. Archivo/END

Rubio sostuvo que continuarán impulsando la Nica Act, una ley que impide aprobar préstamos al Estado de Nicaragua mientras no existan condiciones de democracia.

Añadió que respalda la petición de adelantar elecciones en Nicaragua y de cambiar la Constitución.

"Apoyar sus deseos de nuevas elecciones lo más pronto posible, no solo para cambiar liderazgos, sino la Constitución, porque crear un nuevo gobierno sobre la base de corrupción y dictadura, es más de lo mismo", indicó Rubio.

Este senador republicano es uno de los que firmó una carta dirigida al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para solicitarle aplicar la Ley Magnitsky a un alto mando policial de Nicaragua, Francisco Díaz, y al vicepresidente de Albanisa, Francisco López.

En Nicaragua las protestas han dejado a unos 130 muertos. Archivo/END

La Ley Magnitsky sanciona a personas por abuso a los derechos humanos, corrupción y actividades ilícitas.

La gira que la Coalición Universitaria y sociedad civil de Nicaragua han efectuado a Washington, incluye citas con la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), su presencia durante las sesiones de la Organziación de Estados Americanos (OEA) y reuniones con importantes figuras políticas.

Ayer mismo, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, critió al gobernante de Nicaragua, Daniel Ortega, al responsabilizarlo por los actos de violencia.