•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia se pronunció anoche en contra de la criminalización de las protestas por parte del Gobierno, acusando a diversas personas que han estado participando en  las manifestaciones contra el Gobierno, de estar vinculados a redes delincuenciales y de terrorismo.

En su pronunciamiento, la Alianza Cívica considera “condenable y lamentable”  que el Gobierno esté criminalizando las protestas, que viene del Estado de Nicaragua.

“Según las Observaciones preliminares de la visita de trabajo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de acuerdo con centenares de testimonios, la represión estuvo a cargo de la Policía Nacional, sus fuerzas antimotines y grupos parapoliciales, que habrían actuado con el apoyo de agentes estatales”, expresa el pronunciamiento.

Añade que el mismo informe de la CIDH ha urgido reiteradamente a que cese la represión de la protesta cívica que inició en Nicaragua en abril pasado.

La Alianza Cívica destaca que esta lucha, liderada por los estudiantes, a la que se han sumado el pueblo de Nicaragua, ha dejado un saldo —a la fecha— de más de 127 muertos, 1,000 heridos y una cifra aún no determinada de desaparecidos y torturados.

Condenan acusaciones

“Ante esto, condenamos la criminalización de la protesta cívica entre ellos los casos de Félix Maradiaga, Aníbal Toruño, de Radio Darío; Brandon Cristhofer Lovo Taylor y Glen Slate, injustamente procesados por el asesinato del periodista Ángel Gahona”, dice el comunicado.

A la vez, la Alianza Cívica insta al Estado de Nicaragua a no hacer de la criminalización de la protesta, una política de Estado que atente contra cientos de ciudadanos nicaragüenses jóvenes, estudiantes y campesinos, entre otros.