•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los obispos expresaron hoy al presidente Daniel Ortega el "dolor y angustia" que sufre el pueblo por la violencia que ocurre en Nicaragua y añadieron que transmitieron al mandatario la agenda que diferentes sectores quieren discutir en el diálogo nacional, que incluye el tema de la democratización.

Ante la propuesta, monseñor Silvio Báez, dijo que Ortega "pidió, simplemente, que le demos un par de días de reflexión, él pidió que le respetáramos esos días de reflexión y él nos dará una respuesta".

Por su parte, el cardenal Leopoldo Brenes, quien hoy dio a conocer un comunicado de la Conferencia Episcopal (CEN), tras la reunión con Ortega, dijo que el futuro del diálogo depende ahora de la respuesta que dé por escrito el mandatario al planteamiento que se le ha transmitido.

A ortega se le entregó "la agenda consensuada en el diálogo nacional sobre la democratización del país, le hemos entregado la propuesta que recoge el sentimiento de muchos sectores de la sociedad nicaragüense y expresa el anhelo de la misma mayoría de la población. Esperamos su respuesta escrita lo más pronto posible", indica el mensaje de la CEN tras la cita con Ortega.

Según Brenes, de la respuesta de Ortega dependerá el futuro del diálogo en Nicaragua.

"Una vez que el Presidente de la República nos haya respondido formalmente, convocaríamos a la mesa plenaria del diálogo nacional, para valorar dicha respuesta y por lo tanto la factibilidad de continuar el mismo diálogo nacional", precisó Brenes.

El encuentro entre los obispos y Ortega se dio esta tarde en la Casa de los Pueblos, en Managua, en privado.

"El diálogo con el presidente transcurrió en un ambiente de serenidad, franqueza y sinceridad, en el que hemos expresado al señor presidente el dolor y la angustia del pueblo ante la violencia sufrida en las últimas semanas", dijo Brenes.

Ortega no ha emitido ninguna reacción tras la cita.

Nicaragua cumple hoy 51 días de protestas. En este período han muerto unas 130 personas por los actos de represión, según denuncias de protestantes y organismos defensores de los derechos humanos.

El cardenal Leopoldo Brenes, en la conferencia. Omar García/END

Hoy mismo, Estados Unidos revocó la visa a una serie de funcionarios de la Policía Nacional, alcaldías y Ministerio de Salud, mientras que una congresista ha solicitado al gobierno de Donald Trump aplicar la Ley Magnitsky a varios funcionarios, como el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras.

Estas acciones de Estados Unidos se dan como sanción por los actos de violencia que han ocurrido en Nicaragua y por los cuales responsabilizan al gobierno de Ortega.