•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es “una estrategia para desintegrar a elementos claves” de las protestas contra el Gobierno, dijo Aníbal Toruño, propietario de Radio Darío, al referirse a declaraciones de autoridades policiales que pretenden vincularlo con hechos de violencia ocurridos en la ciudad de León.

El empresario, cuya radioemisora fue incendiada en abril por grupos afines al Gobierno, sostiene que su caso es similar al del director del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), Félix Maradiaga, a quien la Policía Nacional acusa de ser parte de una red criminal.

Es “una estrategia de desprestigio”, enfatizó Toruño, quien dijo sentir temor de retornar al país por las amenazas.

“Pero, gracias al enorme respaldo de los periodistas y medios de comunicación, asociaciones feministas, también diplomáticos, el subsecretario de Estado (de Estados Unidos) emitió un comunicado, la Cámara de Comercio Americana emitió un comunicado, el Consejo Superior de la Empresa Privada, la Organización de Agencias Publicitarias también lo hizo”, declaró Toruño al volver de Washington este jueves.

Casi mueren quemados

El ataque e incendio de Radio Darío, en León ocurrió el 20 de abril pasado y fue tan salvaje que dos sujetos que rociaron gasolina y le prendieron fuego al edificio, murieron quemados porque los alcanzó la explosión provocada.

En ese momento, Toruño y parte del personal se encontraban en la cabina de la emisora, al fondo del edificio, y lograron salir con vida por la ayuda de vecinos que abrieron un pasadizo en una casa contigua por donde escaparon de las llamas y el humo denso.
El propietario de Radio Darío estuvo en Washington en los últimos días, en una comitiva de la sociedad civil que asistió a la 48vo Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Toruño afirmó que continuará realizando su trabajo periodístico en la ciudad occidental de León, dando cobertura a marchas, tranques y toda manifestación cívica que la población realice.