•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

De pie y brazos cruzados, el comerciante Ricardo Espinoza está firme a la entrada de una tienda de ropa en el mercado Oriental. De 25 años de edad, estatura media y de ojos rasgados, es el encargado de las ventas en este negocio.

Es la 10:49 am y Espinoza espera al primer cliente del día. Algo poco común en esta tienda del mercado Oriental.

 Lea: Obispos esperan la respuesta de Ortega

Este centro de compras, de más de 120 manzanas de terreno, recibía al día a unos 50 mil compradores... hasta antes del inicio de las protestas.

“Antes del 18 (de abril, cuando comenzaron las protestas) vendíamos entre 20 y 25 piezas de ropa diario, ahora en la semana vendemos 2 o 3 piezas”, expresa Espinoza, mientras echa un vistazo hacia afuera del negocio en busca de clientes, pero el pasillo luce vacío.

El desplome de ventas en este tramo es brutal. También el de sus ingresos.

La misma situación corre la mayoría de los dueños de los 20,000 establecimientos y los dos mil vendedores ambulantes del mercado Oriental: Todos tienen menos clientes.

Con el rostro serio y la mirada fija, Espinoza continúa describiendo el radical cambio que sufre la tienda.

“Antes venía bastante gente a cotizar, aparte de quienes venían a comprar, entraban al menos 50 personas, ahora no está viniendo nadie”, dice con tono de preocupación, mientras asegura que están atendiendo con normalidad y lo seguirán haciendo de esa forma.

 De interés: Managuas se protegen de armados con barricadas

A pocos metros de la tienda de ropa en la que atiende Espinoza, está un tramo en el que venden zapatos de cuero. Allí la suerte le sonrió un poco más al dueño del negocio, pues acaba de vender un par de zapatos, el primero del día.

De piel morena, voz grave y usando una camisola gris, Adonis Pérez tiene claro que sus ventas disminuyeron considerablemente desde que iniciaron las protestas.

Ángela Cerrato asegura que sus ventas han disminuido poco. Foto: Alejandro Sánchez/END

“Se ha venido abajo el negocio. Si antes vendíamos al día unos 1,500 córdobas, hoy en día solo se venden 300 o 400”, expresó Pérez, quien a su vez agrega que el incendio que hubo en el Oriental el 29 de abril afectó más sus ventas.

Adonis Pérez tiene 26 años de vender zapatos en el Oriental, asegura que todos los comerciantes están trabajando con normalidad: Abren sus tramos a la 7 de la mañana y cierran a la 5 de la tarde, sin embargo lamenta que la gente no llegue.

 Mercado Oriental: Comerciantes suspenden importaciones

“Tienen temor de entrar al mercado, pero estamos trabajando normal, se habla a veces de paros pero es mentira, todo está normal, los comerciantes orientamos a los clientes en qué puntos del mercado puede caminar, porque a veces hay lugares con poca gente y puede ser peligroso”, aseguró el comerciante.

En las más de 120 manzanas de terreno del mercado Oriental, por las noches los comerciantes colocan tranques en puntos estratégicos. Temen el ingreso de saqueadores y por eso toman sus precauciones.

Los 20,000 establecimientos y los dos mil vendedores ambulantes del mercado Oriental tienen menos clientes. Foto: Alejandro Sánchez/END

Pagan justos por pecadores

Cristina Álvarez, dueña de un negocio de comida en el Oriental, lamenta que por la situación que vive el país tengan que perder sus trabajos personas que no andan en ninguna protesta.

“Antes del 18 de abril tenía 5 trabajadores y ahora solo estoy con dos, esta situación nos hace pagar justos por pecadores”, declara Álvarez, quien cocina una pieza de pollo.

Mientras atiende al único cliente que tiene en su comedor, esta mujer cuenta que antes cocinaba al menos 150 libras de carne, en los días bajos, con los que atendía a un aproximado de 120 personas.

 Además: Funides plantea dos escenarios económicos por crisis en Nicaragua

Ahora, en una Nicaragua en crisis, trabaja diariamente con “apenas 25 libras de carne”.

Este centro de compras, de más de 120 manzanas de terreno, recibía al día a unos 50 mil compradores. Foto: Alejandro Sánchez/END

Los comerciantes, sin embargo, aprobaron esta semana una serie de medidas para sumarse a los protestantes. Una de ellas es dejar de importar mercadería. En el Oriental, ahora mismo, se vende lo que está en bodega.

Los productos de la canasta básica

Ante la baja de compradores, también caen las ventas de granos básicos.

“La cantidad de clientes se ha bajado bastante, no está normal, si antes vendíamos al día 40 productos, hoy se están vendiendo 30 o 20, sin embargo, todos los productos están entrando normal”, expresó Víctor López, quien tiene 18 años de trabajar como comerciante.

Sergio Manzanares, comerciante de verduras, aseveró que los precios de los productos se han mantenido.

“El producto está entrando normal, lo que pasa es que la población está alarmada, pero aquí está tranquilo. Claro que han disminuido las ventas, pero se sigue vendiendo”, ratificó.

Según los comerciantes, los retenes puestos por ellos mismos buscan garantizar la seguridad, sin afectar a los clientes. Gráfico: Gerald Campos/END

Los tranques en el Oriental

En las redes sociales aseguran que el mercado Oriental se encuentra cerrado por los tranques y que en los tramos no están atendiendo, pero los comerciantes coinciden en que los retenes puestos por ellos mismos buscan garantizar la seguridad, sin afectar a los clientes.

“Hay varios tranques en las noches porque están amenazando de que se vienen a meter o a quemar, entonces se han comprado piedras canteras para poner en las entradas del mercado y así proteger, sin embargo en el día los mismos comerciantes las quitamos para que la gente pase” aseguraron los vendedores.